Más de cinco millones de niños sirios necesitan ayuda humanitaria y padecen las consecuencias del conflicto que llega ahora a su octavo año, indican informes actualizados de Naciones Unidas.