La cancillería siria demandó que las fuerzas militares de Turquía se retiren de la ocupada región de Afrín, en la provincia de Alepo, situada a unos de 360 kilómetros al norte de esta capital.