Más de 20 especies en Tarija están en peligro de extinción

Escrito por  GUSTAVO MÁRQUEZ/EL PAÍS EN Jul 09, 2015

Más de 20 especies que habitan en el departamento de Tarija corren peligro de extinguirse por la acción del ser humano y por ello, especialistas del área advierten sobre la urgencia de que las entidades gubernamentales hagan cumplir las leyes que aseguraban su protección.

Los nombres comunes de las especies en cuestión, en el grupo de los mamíferos son: jucumari, jaguar, taruka, titi, vicuña, chancho de tropa, chancho chaqueño, guanaco y anta. En cuanto a peces, están: el sábalo, dorado, pacú, surubí y bagre blanco.
Respecto a las aves, los animales en riesgo son: el loro pinero, el cóndor andino, el flamenco, mirlo de agua y la pava.En el caso de los reptiles, el único en peligro es el caimán overo del Chaco.
Ante esta situación, los especialistas advierten del impacto que podrían tener en estas especies vulnerables las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos aprobadas por el decreto 2366.
Estela Serrano, directora de Biodiversidad de la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Gobernación, explicó que la función de esta instancia es preservar la diversidad de flora y fauna que se tiene en el departamento, desarrollando investigaciones que coadyuven en un plan departamental para trabajar a favor de la biodiversidad.
Dijo que la dirección de Conservación y Desarrollo de la Fauna (CODEFAUNA) contaba antes con recursos económicos y humanos para controlar el tema de caza, comercialización y tráfico de animales silvestres, que están protegidos por el Decreto Supremo 22641. Sin embargo, lamentó que esta situación ya no sea así.
Según refirió, al momento se ha instruido reactivar el programa para que sea inserto en el Presupuesto Operativo Anual (POA) 2016 que se encuentra en elaboración, empero,  admitió que será difícil que funcione en las condiciones de antes, ya que reconoció que se tendrá que reducir personal.
También dijo que en el caso de Yacuiba, Villa Montes, Entre Ríos, Padcaya, Bermejo y Tarija, se ejercía control, pero ahora sus trabajos quedaron enfocados sólo en Cercado, debido a la descentralización existente. Por ello, recomendó que cada municipio pueda planificar proyectos dentro de su jurisdicción para cuidar sus especies.
Advirtió que la decisión final sobre la continuidad del programa, estará en manos de la Secretaría de Planificación y del gobernador Adrián Oliva.
La técnica de la dirección de Biodiversidad, Cristina Aguirre, precisó que las principales causas para que se tengan 20 especies identificadas en riesgo de extinguirse, son generadas por el ser humano. Explicó que entre algunas de las actividades que ocasionan esta situación están: la caza indiscriminada, la pesca, el comercio y el desconocimiento del  decreto 22641.
Además de las especies ya mencionadas, Aguirre reveló que al momento se tiene poca información sobre el estado de la especie chinchilla, que habita en la Zona Alta de Tarija. Explicó que esto se debe a que no se realizó un estudio científico sobre este animal.
Manifestó que por el momento se tiene información “no oficial” de que estuviere extinta; sin embargo, aclaró que hasta que no se realice una investigación científica no se puede confirmar tal extremo.
La especialista aseveró que dado que estas especies habitan mayormente en las áreas protegidas, que son Tariquía y Aguaragüe, los trabajos de exploración y explotación de hidrocarburos que se piensan realizar tendrán una incidencia directa en las poblaciones que están en riesgo de desaparecer. Según señala, toda acción en esas aéreas de conservación generará un impacto ambiental en la flora y fauna, alterando el ecosistema.
Sobre el tema, el director de la fundación Naturaleza Tierra y Vida (NATIVA), Iván Arnold, dijo que es necesario sumar a la lista de animales en peligro, al Aramilitaris que es la única especie de loro grande que se tiene en el departamento. Aunque también dijo que hay que incluir al oso hormiguero pues quedan pocos en estado silvestre, del mismo modo al ñandú americano y al tatú carreta.
El biólogo dijo que existen también plantas como el cedro, en sus tres especies, que están a punto de desaparecer, quedando algunas dentro de la reserva de Tariquía.
Otras especies que también están en grave riesgo a nivel del valle central son: el cangrejo y el misquincho, que son demandadas para consumo humano, por lo que se encuentran en una situación crítica. Pescadores y vendedores de estas especies reportaron que ya no se encuentran en nuestros ríos, por lo que se tienen que trasladar hasta Entre Ríos para abastecerse.

 

Es necesario crear políticas para proteger las especies

Nativa reportó que las especies que podrían estar extintas en nuestro departamento, son el chancho quimillero del Chaco y el wanaco.
El biólogo Iván Arnold dijo que desconoce si se realizan acciones por parte de las entidades gubernamentales para sobrellevar este problema, por lo que expresó que espera que se tomen las políticas adecuadas para la preservación de las especies.
Con relación a la advertencia realizada por su colega sobre los efectos del Decreto 2366, dijo que se tiene que tomar en cuenta los decretos de creación de las áreas protegidas y los objetivos que tienen, ya que la razón de ser de estas áreas es preservar la variedad en cuanto a flora y fauna.