Vimariadri

Escrito por  Mar 26, 2017

Luis Morales Giacoman

V
Vi tu luz en sombra ligera
desmontada de la noche
con pálpito encendido detenido en brazos
que arrancan vida del aliento de mañanas

Hay una estrella atrapada en cabellos negros
se desliza furtiva cayendo en cintura
otea el contemplar de ojos lánguidos
ríe en mañana abierta
cae en panes de horno blanco
(sensitivo asoma un resplandor por la ventana)

M
Por detrás de la cortina de ojos claros
anida el humus de una esencia
son llantos de alegría desconcertados de tristeza
como paredes de luz al alba con enramada verde
con soles y lunas y ciruelas rubias

No están los cielos de ayer
volaron en siluetas amarillas
la espiga derramó granos verde alegres
sus brotes son hojas tiernas en sombra de ayeres
la luz niega la sombra evaporada de ausencia
(cruza una luz fugaz por la ventana)

A
Como oquedad ligera superando al viento
vuela tu interior sin el peso del aire
es bandera flameando oros arreboles ósculos multicolores
risa detenida en brisa solemne

Pies ligeros horadando amaneceres de lluvia
alma descalza descifrando arcillas mojadas de perfume
sutil viento calentando el aire verde de amanecidas escarchas
voz de silencios escondidos en palabras ancestrales detenidas
y el aire es historia que te envuelve
se vá
retorna…
abrasa tus adentros y afueras
                                                   (está una estrella prendida a la ventana)

Canción de Yolanda
Luis Morales Giacoman

Manos de árbol de ramaje largo intenso
suspiro detenido en la historia del aire
fuego de risa en ojos sublimados de silencio
miran mañanas tardes noches rebalsados de inciensos de Abril

La luna de tu pecho
gasa de luminaria deshojada humilde
con hilos de plata desmadejados de brisa
respira suspiros del aire repleto de mañana
como masticando cósmico maná alado de estrellas

Ignorando el velo que te persigue circundado
doquiera que sueñes alertes o aduermas
envuelves de risa la vigilia de los astros
hasta el crepúsculo ardido de hálitos granados
(historia de un día testigo de eternidades
como segundos clavados en la nube del tiempo)

Después tu rostro como espejo reflejo celeste
recupera el tiempo desvestido de gasas arcoíris
como esencia del ser añejado de victoria
y miras por el ojo azul intenso
atisbando en pupilas lunas titilantes

Mañana te veré y ¡abrasarme en tus eternidades!
desnudo de visiones sin relatos de tiempo
pensando en vacío para ser llenado de cúpulas azules
y mirar tu vida sin rótulos colores y retinas ajenas
será contemplar el campo virgen paraíso
obsequio primigenio de paternidad pureza
que ha quedado atrás y espera delante
cuando la mañana perfumada otorgue su mano

Bienvenida al torso de la luna
mar de descanso rutilante verde transparente
zafiro de esperanza doblegado
vencerás sobre el vuelo de pájaros cometas y estrellas…

===