Gigantesco iceberg se fragmenta y alarma a chilenos

Escrito por  Santiago de Chile / PL Ago 03, 2017

El 12 de julio pasado un gigantesco iceberg se desprendió de la plataforma de hielo Larsen C, en la Antártica, pero entonces se pensó que su desplazamiento demoraría mucho tiempo.

No sucedió así. La mole blanca de un peso de mil millones de toneladas, comenzó a separarse con una grieta y su fragmentación se hizo realidad. Tiene una extensión de 5,800 kilómetros cuadrados, con un espesor entre 200 y 600 metros.
Si la Antártida se derritiera completamente, el nivel del mar subiría más de 60 metros en todo el mundo y sería una catástrofe, avanzó el académico de la Universidad de Santiago Raúl Cordero, a medios locales.
El país austral es uno de los demandantes de la soberanía del continente blanco, que tiene más de 14 millones de kilómetros cuadrados, 5,4 de ellos completamente helados.
De tal forma, lo que ocurra en esa zona, incluida dentro de la región denominada Magallanes y la Antártica chilena, lleva especial atención.
Para que se tenga una idea, si se derritiera el iceberg del Larsen C su volumen equivaldría a 463 millones de piscinas olímpicas; 20.000 millones de camiones aljibes y a más de mil milímetros de lluvia en todo Chile.
Científicos consultados por Prensa Latina recordaron que cada año la Antártida pierde unas 125 mil millones de toneladas de hielo continental.
La organización ecologista Greenpeace declaró que el aumento de la masa del océano Pacífico no es una idea, sino un hecho.
Las consecuencias del cambio climático, que según Donald Trump ‘es un invento chino’, son cada vez más tangibles en países de geografía tan angosta como la de Chile, aunque todavía hay esperanzas.
En la Reserva de la Biosfera de Cabo de Hornos hay una serie de elementos en estudio científico que pudieran dar las claves en busca de soluciones para el calentamiento global de la atmósfera.