Carlitos, el héroe de Sama ya es bombero y fue reconocido

Escrito por  ARTURO FERNÁNDEZ C/EL PAÍS EN Nov 29, -0001

El comando departamental de la Policía estaba vestido de gala, todos los altos mandos de la institución verde olivo en Tarija estaban presentes, 

pues el acontecimiento no era para menos. Carlitos Guerrero, el niño héroe de 8 años que guió a los bomberos en el incendio de Sama, iba a ser reconocido.

Calzando ojotas y vistiendo un buso, una remera y una chompa ya gastadas por el uso, así esperaba Carlitos junto a su familia que empiece el acto, mientras que todo el personal presente en el comando policial ultimaba los preparativos para el reconocimiento. 

“Estamos aquí presentes para realizar un acto de reconocimiento al niño Carlitos Daniel Guerrero Mamani, oriundo del sector de San Pedro de Sola (…) él ayudo al personal de Bomberos como guía para subir a la serranía de Sola, un terreno sumamente escarpado, de difícil acceso y pese a eso ha conducido a los policías hasta los focos de incendio, exponiendo hasta su propia vida”, dijo en el acto el comandante departamental de la Policía, coronel Alfonso Mendoza. 

Sin embargo, no sólo fue reconocido por la Policía sino que también fue nombrado miembro honorario de la unidad de Bomberos de la institución verde olivo. Pero además, recibió de la entidad de la que ahora es parte, la distinción del emblema de oro. 

“El señor  director departamental de Bomberos, en uso de sus atribuciones y en ejecución al artículo 16 del reglamento de condecoraciones de la Policía boliviana resuelve. Conferir la distinción del emblema de oro de la dirección departamental de la unidad de Bomberos al niño Carlos Daniel Guerrero Mamani en acto especial público y conforme a normas establecidas”, señalaba la resolución que autorizó el reconocimiento.

“Me siento contento porque me permiten ser bombero, siempre tuve ese sueño y ahora seguiré ayudando a la Policía”, dijo en el acto el pequeño héroe. 

De esa manera, tras las palabras de rigor y la entrega del emblema de oro, las autoridades policiales procedieron a uniformar al nuevo bombero de la Policía, quien tras esto salió a dar un paseo en el carro Bombero. 

Yo me levanté a las 5 de la mañana, cuando el fuego había bajado casi hasta los terrenos, fuimos al campamento (policial) con mi papa y mi hermano. Mi padre me ha dicho que los guíe porque ellos no sabían el camino, entonces yo los llevé hasta arriba. Lo más miedo que tenía era que llegue a la caja de agua, pero no ha llegado, porque logramos apagar el fuego”, recordó Carlitos.