Del Libro:“Tarija... Apuntes Históricos” I 23 de marzo de 1899: Terremoto en Yacuiba

Escrito por  Jesus Miguel Molina Gareca Nov 05, 2017

El mes de marzo de 1899 se produjo un temblor de magnitud en la región chaqueña dejando consecuencias funestas en la capital yacuibeña, dicho movimiento sísmico fue sentido en la ciudad de Tarija.
El periódico La Estrella de Tarija de fecha viernes 24 de marzo de 1899 (N2 1649) daba a conocer en su página 2, 3er. Columna, la siguiente noticia: “Temblores.- Fuertes sacudimientos de tierra se han sentido en esta ciudad en la noche del 22 del corriente, la mañana, el mediodía y la noche del 23. El movimiento oscilatorio parecía de Oriente a Occidente”.

El periódico La Estrella de Tarija durante ese mes de marzo se publicaba en las tardes una vez por semana. Para una mejor comprensión, las comunicaciones con la capital del chaco tarijeño (Yacuiba) entonces tenía el siguiente tiempo aproximado:
De Tarija a Carlazo: 12 horas
De Carlazo a Narváez: 12 horas
De Narváez a San Luís (hoy Entre Ríos): 15 horas
De San Luís a Suaruro (una denlas dos más estables vías de acceso al chaco tarijeño): 12 horas
De Suaruro a Chimeo: 3 horas ,
Chimeo a Itaú: 12 horas
De Itaú a Caraparí: 4 horas
De Caraparí a Aguairenda: 3 horas
De Aguairenda a Caiza: 4 horas
De Caiza a Yacuiba: 3 horas
Por lo que en promedio se tardaba en llegar de 3 a 4 días a Yacuiba desde Tarija.
Como un contexto informativo es importante apuntar que los periódicos de Bolivia entonces tenían por prioritario y casi exclusivo contenido informativo la secuencia de movimientos de tropas, tanto del gobierno de Severo Fernández Alonso, como de parte de los denominados insurgentes federales dirigidos por José Manuel Pando, en el conflicto denominado “Revolución Federal”.
Por esta razón, por la distancia en que se encontraba Yacuiba y por el poco conocimiento e importancia que se daba a estas regiones, desde los centros de población nacional, es que las manifestaciones de apoyo y solidaridad con los afectados se dieron inicial y mayoritariamente desde Tarija.
Los denominados “correos extraordinarios” (aquellos a caballo y con reposta en determinados lugares) cubrían el trayecto a Yacuiba en 2 días. ¿Entonces cómo se explica la tardanza en la publicación de la noticia en Tarija? Puede explicarse por la magnitud de la destrucción causada ya que el periódico La Estrella de Tarija de fecha martes 4 de abril de 1899 (N9 1651; Página 2; 3ra. y 4ta. Columna) anuncia bajo el subtítulo de: “Destrucción de Yacuiba.- El temblor que sentimos en esta ciudad el 23 de Marzo último, ha sido en el Chaco un verdadero terremoto, que ha destruido completamente y en pocos instantes al público de Yacuiba, capital de aquella importante provincia. Más de veinte temblores se sintieron allí aquel día memorable. Cayeron todos los edificios de la población incluso el hermoso templo últimamente inaugurado y levantado por la piedad de los fíeles y la activa labor y celo de su abnegado capellán el R. Padre Rafael Pauli, quien salvó milagrosamente. Al caer el templo, sepultó bajo sus escombros a cuatro personas que se hallaban dentro. Han quedado varios heridos y en todo el suelo se han abierto profundas grietas. No queda un solo edificio en pie y todo el vecindario de Yacuiba, ha emigrado al Campo Grande. El temblor se ha dejado sentir con bastante fuerza también en Caiza, Aguairenda y demás poblaciones del Chaco. Ojala pudiera enviarse prontos y oportunos auxilios a los damnificados de la catástrofe de Yacuiba, a los que acompañamos en su angustiosa situación, con nuestros sinceros sentimientos.”
Sobre la acción del R. Padre Rafael Pauli o Paoli, nos informa el que fuera Comisario General de los Colegios de Franciscanos de Bolivia M. R. P. Sebastián Pifferi: “En Caiza... hay una bonita Iglesia, restaurada y adornada no ha mucho, por el celo y esfuerzo del mencionado T. Rafael. Este Padre es quien atiende a este pueblo en lo espiritual; lo mismo que al de Yacuiba, y a todos los cristianos blancos y mestizos esparcidos en la base de la Cordillera de Aguairenda, desde el Pilcomayo hasta la República Argentina. No es raro el caso de que haya de andar más de treinta leguas castellanas, para prestar los auxilios de la religión a un moribundo.”
Posterior al terremoto encontramos al P. Rafael Paoli ya establecido en el Convento Franciscano de Tarija.
Siguiendo el rastro de informaciones sobre el terremoto del 23 de marzo de 1899 en Yacuiba, encontramos el “parte” oficial de dicho acontecimiento en el periódico La Estrella de Tarija de fecha Sábado 8 de abril de 1899 (N9 1652; Pág. 2 columna 3ra. y Pág. 3, columnas Ira. y 2da.) Bajo la sección de “Correspondencias” el dicho periódico publica: “¡Desolatio magna! Para la Estrella de Tarija” y a continuación la narración cronológica de los hechos, desde días antes de haberse producido hasta: “El día 25 a las cinco de la tarde, entraban a Caiza la mayor parte de los vecinos de Yacuiba habiendo si recibidos con la consternación y lágrimas con la que sentían la desgracia de los hermanos”
El autor de la información finaliza su dramática relación con dos frases en extremo sobrecogedoras: “Yacuiba no existe... Desolatio magna. Caiza, Marzo 30 de 1899 Jacinto Delfín”

Reacción Tarijeña
La sociedad tarijeña al enterarse lo sucedido en Yacuiba, los primeros días de abril dedica lo recaudado en el tradicional “Bazar de Caridad”, organizado el 9 de abril de dicho año, al socorro y ayuda de los damnificados en Yacuiba; de igual manera las iniciativas privadas no dejan esperarse y en el mismo Número en que la Estrella de Tarija daba a conocer el informe del 2do. Jefe de Colonias en el chaco tarijeño Sr. Jacinto Delfín, en su Pág. 3, 3ra. Columna se anunciaba: “Pro Yacuiba.- Nos permitimos, cumpliendo un deber de caridad, iniciar entre el noble vecindad de esta ciudad, una suscripción popular en beneficio de nuestros hermanos de Yacuiba, que han quedado sin pan ni hogar por consecuencia del terremoto del 23 de Marzo. Numerosas familia se hallan sin abrigo y sin alimento, y nuestro deber es atender a la brevedad posible, á salvar con nuestro óbolo, siquiera sus más apremiantes necesidades. El honor de tan filantrópico pensamiento, de tan oportuna y generosa iniciativa corresponde al joven e ilustrado Comandante Adolfo Lea Plaza, quien nos ha dado la idea. La redacción de “La Estrella de Tarija”, ofrece desde luego, su modesta suscripción en pró de las víctimas de la catástrofe de Yacuiba.”
La prefectura del departamento, bajo la dirección del Dr. Rosendo Estensoro, pese a estar hostigada por levantamientos que secundaban el denominado movimiento federal establecido en La Paz, envía parte del destacamento que Tarija tenía para su propia seguridad. Lo mismo sucede con los servicios de salud que sufriendo en esos mismos momentos en su lucha contra la epidemia de “Viruela” que se instalaba en la capital desplazan sus equipos médicos y por encima de todo se destaca el apoyo de la sociedad tarijeña, en conjunto con su gobierno municipal quienes además de enviar médicos, enfermeras, y hombres que apoyen en la reconstrucción de Yacuiba envían aquello que en esos momentos les era su más preciado tesoro, alimento, vestimenta y caballos.
Se debe recordar que pocos días más tarde se produciría el derrumbe final del régimen conservador en las batallas denominadas “Los Cruceros” en el altiplano boliviano, por lo que los recursos, humanos y materiales, para la reconstrucción de Yacuiba, Aguairenda y Caiza fueron en su totalidad salidos de Tarija.
Los cronistas que relatan el hecho, tanto el P. Rafael Paoli, como Jacinto Delfín y los vecinos que después del temblor se trasladaron a Tarija como al norte argentino coinciden en su mayor parte con lo registrado en las páginas de La Estrella de Tarija; que por otra parte dejaría de publicarse (por largo espacio de tiempo) 2 meses después del terremoto, a raíz de la caída del régimen conservador de cuyas líneas era partidario el propietario y redactor de dicho periódico, Decano de la prensa Nacional en la época, Dr. Tomás O’connor d’Arlach.

FUENTES DE REFERENCIA Y GUÍA
* Toda la información aquí anotada está registrada en el periódico La Estrella de Tarija resguardado en la biblioteca municipal Tomás O’connor d’Ariach, de esta capital.
Los datos sobre el R. P. Rafael Paoli y los plazos y trayectos de camino entre Tarija y Yacuiba los extractamos del libro:
“Diario de la Visita a todas las Misiones existentes en la República de Bolivia - América Meridional, practicada por el M.R.P. Sebastián Pifferi, Comisario General de los Colegios de la misma República; escrito por su Secretario y compañero de viaje Padre Zacarías Ducei, ambos Misioneros del Colegio Apostólico de Tarija” / Asís, Santa María de los Ángeles / Tipografía de la Porciúncula/ 1895
Se consultó de igual manera la obra del Rvdo. P. O.F.M Gerardo Maldini:
“Caminar con Francisco de Asís - Paz y Bien - Franciscanos en Tarija v... más allá/ Tomo II / Editorial Acuario / Tarija / 1995.

IMÁGENES-FUENTE:
(I)Fragmento del periódico: La Estrella de Tarija - 24/3/1899
(ll)Fragmento del periódico: La Estrella de Tarija - 4/3/1899
(lll)Fragmento del periodico: La Estrella de Tarija - 1899

I,II,III: Colección Propia - Fotografías tomadas del archivo hemeroteca de la Biblioteca Tomas O’connor d’Arlach.