Coplas desde Salta La reina de los amores

Escrito por  Aníbal Aguirre Feb 25, 2018

  A este mundo i venío
  venío tan sólo a sufrir,
  ánde andará la copla
  nacida de mi sentir.

  Entrando al olvido
  una copla se me ha escapao,
  ai’ anda la traidora
  cantando lo que i cantao.

  Nadie ha comprendío
  ha comprendío mi dolor,
  ai’ anda la gentecita
  hablan siempre de amor.

  Coplita silenciosa
  sendero polvoriento,
  a quién le importa del coya
  el sentir de sus adentros.

  Cabalgando por la estepa
  mi quebrao el espinazo,
  un invitao a mi mesa
  se ha reido un buen rato.

  Una decía quererme
  ya le daba mi sentir,
  lo primero que ha hecho
  tirar mi vino al Guadalquivir.

  Los cantos que escuchan
  los canta la perdida,
  esa la mal hablada
  se ha apoderao de mi vida.

  Qué cantará la copla,
  escapada del olvido,
  lo que diga esa copla
  nada tiene que ver conmigo.
  Eyita decía quererme,
  ya mi corazón le daba,
  lis contao lo que ha hecho
  tirao mi vino al Pilaya.

  Yo sí que i peliao fiero
  en asesino mi convertío,
  allá en el MedanaL
  vos no me has elegío.

  Se ha ardío mi caja
  no me has escuchao,
  cuando ti pedío una copla
  has mirao pal otro lao.

  Por eso mi canto es olvido
  mi enterrao en la nada,
  ánde andará esa copla
  se ha escapao la malvada.

  Los ríos se han vuelto
  vuelto ríos cantores,
  ríos, agradezcan pues
  a la Reyna de los amores.

  Reyna de los amores
  le están diciendo ahora,
  tantas cosas le dicen
  a la amorosa cantora.

  La falta de amor mata,
  es la razón de mi exilio,
  al vino me lo han quitao
  me han clavao un cuchillo.

  Peliaban por la coplera
  cantaban hasta los perros,
  como flechas las coplas,
  se descolgaban del cerro.
  La copla que se ha ido
  se ha llevao todas mis flores,
  esa copla te ha bautisao
  La reyna de los amores.

  Es cierto lo que dicen
  lo i conversao con el cumpa,
  si un muerto te escuchao
  se va a levantar de la tumba.

  Lo que canta la copla
  a mí me lo ha escuchao,
  por ai’ también miente,
  eso, yo no li enseñao.

  Ai’ han quedao los cantos
  todos desparramaos,
  en el camino del Valle
  hasta los cardos quemaos.

  Ya no ai’ volver a suceder
  cantares del Medanal,
  cantos alegritos, otras
  otras coplas pa’ llorar.

  Si la ven a mi copla
  por ai’ andará cantando,
  mis gauchos heroicos
  ya me la están enlasando.

  Se había puesto fiero
  enrarecío el aire,
  me refilaban los cantos
  buscaban voltearme.

  Mi metío al viento
  es así como mi salvao,
  sangre en los pastisales
  la Flor no se había enamorao.
  Un día había entrao la coplera,
  de ande tanta maldad,
  a mi vino camarada
  me lo ha tirao al mar.

  No salgo de mi asombro
  ella me ha querío matar,
  el tinto de mi sangre
  al río ha ido a parar.

  No me lo hagan repetir,
  las coplas son las cantoras,
  ya no soy de la tierra
  en la nada paso mis horas.

  Y no anden diciendo,
  Aguirre es el cantor,
  digan, pues la verdad
  el que canta es su dolor.

Aníbal “Gringo” Aguirre