Cívicos de O’Connor divididos, salvo por el pedido del 45%

Escrito por  ANDREA CARDONA/EL PAÍS EN Mar 20, 2018

La presidenta del Comité Cívico de Entre Ríos, Janeth Molina, acusó al presidente del Comité Impulsor de la ley del 45 por ciento, Eduardo Fernández, de no tener respaldo de la población y de usurpar este puesto para utilizarlo políticamente.

Sin embargo, Fernández respondió que Molina falló en su representatividad y legitimidad de la urbe de Entre Ríos, mientras que el Comité que su persona preside está respaldado por todas las comunidades de la provincia de O’Connor.
Molina indicó que la dirigencia del Comité Cívico que preside se encuentra molesta porque tiene el apoyo del pueblo, “venimos trabajando con las autoridades políticas por la provincia y por la población de Entre Ríos, algunas personas vienen a tomar la palabra como Comité Cívico”.
Expuso que el subgobernador de O’Connor, Walter Ferrufino, creó una dirigencia paralela y puso a la presidencia del Comité Cívico a Eduardo Fernández, sin el consentimiento de la población. Sin embargo, Fernández argumentó que tiene el respaldo de todas las instituciones, entre ellas se encuentra la Subgobernación y viene fiscalizando todas las obras ejecutadas que fueron presentadas en el informe de comisiones.
Asimismo, Molina señaló que se tomarán medidas contra estas acciones debido a que existe una doble representatividad en la provincia y este conflicto perjudica el ejercicio de los cargos por lo que no se avanza en las determinaciones que facultan a la institución cívica.
De esta manera, pidió a la Asamblea Legislativa departamental de Tarija (ALDT) regule esta situación en la provincia O’Connor para verificar cuál es la determinación real de la población y a qué autoridad compete hacer ejercicio de este puesto.
“Quiero pedirle públicamente a la Asamblea que vaya a ver en qué estado están las obras: la Casa de la Mujer, el hipódromo, el camino a Los Naranjos, la quebrada Las Vacas. Nosotros lo que queremos es saber dónde están nuestros recursos. Tener en claro la figura, porque no estamos para defender a nadie”, dijo Molina.
De esta manera, la dirigente cívica manifestó que el Comité Cívico Departamental reconoce a la instancia que preside debido a que tiene toda la documentación en orden; sin embargo, “a ese comité que cree llamarse cívico no puede reconocer porque no tiene ninguna clase de documentación”.
Molina aseguró que las obras construidas por el actual subgobernador se encuentran en pésimo estado y cuestionó las inversiones realizadas en los proyectos denominados elefantes blancos.
Fernández explicó que no necesitan el respaldo del Comité Cívico Departamental de Tarija debido a que estas instancias son autónomas, por lo que no existe una relación de dependencia, exceptuando con el pueblo.
“En ese caso debería existir un Comité Cívico Nacional, pero las casas cívicas provinciales son absolutamente autónomas. Es más, en una asamblea se ha determinado que Juan Carlos Ramos, el presidente del Comité Cívico Departamental, no es una persona grata en la provincia O’Connor porque se ha manifestado de manera reitera en contra de nuestra principal demanda del 45 por ciento”, indicó Fernández.
Frente a la postura sobre la ley del 45 por ciento, Molina argumentó que se encuentra en total acuerdo con la necesidad de modificar los presupuestos asignados para los municipios productores, pero acusó de protagonismo político y a algunas autoridades de “jugar con los sentimientos de la gente”.
Pero Fernández refutó esta idea, expresando que su persona fue parte del Comité Impulsor de la ley del 45 por ciento, la cual devolverá los recursos de la explotación de los hidrocarburos a los municipios productores beneficiando a la provincia de O’Connor.

 

el
apunte

Molina culpa
a Ferrufino
por división
en la gente

La Presidenta cívica indicó que el subgobernador de O’Connor dividió no solamente al movimiento cívico, sino a muchos sectores y como consecuencia, se tiene la molestia de la población que no está a favor de esta autoridad, que no tiene potestad dentro de la toma de decisiones. “Las comunidades afines a su línea política, entre ellos sacan resoluciones que en realidad las personas deberían saber y no deberían socapar esta clase de actitudes de las autoridades políticas”, dijo Molina.