Imprimir esta página

Gobierno acusa pero no expulsa a USAID

Escrito por  Jun 26, 2010

La Paz/Erbol.- Las acusaciones del gobierno boliviano continuaron ayer contra la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID); pero aún no toma la decisión de expulsar del país a ese organismo y mantiene una negociación con funcionarios del Departamento de Estado estadounidense para la firma de un Acuerdo Marco con Washington, que garantizará una cooperación anual de 75 millones de dólares.

“Estamos negociando el acuerdo de Estado a Estado para que cualquier colaboración que venga del país norteamericano sea directamente controlada y regulada por el Estado”, manifestó el presidente en ejercicio, Álvaro García Linera, al destacar que el documento respetará ante todo la soberanía del país.

Para Linera lo que hace USAID es formar sus grupos de amigos en cada país donde se infiltra. “Entre sus cómplices se encuentran dirigentes, ONGs (Organizaciones no Gubernamentales) y otras instituciones, para entregarles dinero a nombre de cooperación a todo el país”, aseveró.

“Es a sus amigos a quienes les entrega plata porque cuando uno pide informes ellos hacen con el dinero lo que les da la gana. Por eso, USAID no ayuda a Bolivia, ayuda, más bien, a sus militantes políticos y seguidores”, precisó el mandatario al aclarar que cuando la prensa da a conocer el apoyo económico que brinda Estados Unidos a Bolivia no toma en cuenta este detalle.

“En el periódico sale que Estados Unidos ayuda con 80 millones, pero eso no es la realidad porque, de ese monto, 20 millones es técnico y el resto (60 millones) es para la ayuda a sus amigotes, para su clientela política, colmada de políticos, líderes sociales y ONGs, toda una trampa política”, puntualizó.

Linera lamentó, a su vez, que la situación explicada fuera aún más negativa cuando se trató de negociar con USAID sobre la fiscalización del dinero que invierte en el país, bajo la definición de ayuda.

“Cuando les planteamos este mismo procedimiento, la conversación se estancó porque, seguramente, debajo de la mesa, USAID sigue haciendo sus fechorías”, agregó.

Entretanto, negó que exista un doble discurso del partido de gobierno porque, según Linera, el apoyo que piden y reciben es de carácter “técnico y material” y, por lo tanto, no tiene nada que ver con el nivel “ideológico y político”, que es lo que más reprocha su gobierno.

“Si nos quieren colaborar, pues traigan más helicópteros, mecanismos de control y uniformes, pero eso sí, la inteligencia la pagamos nosotros”, expresó al asegurar que el gobierno está en la capacidad de prescindir de esa ayuda financieramente.

“Podemos dejar de lado su apoyo, pero acaso no es la obligación de los norteamericanos en esta lucha compartida dar su aporte en la lucha contra el narcotráfico”, aseveró e hizo hincapié en el objetivo del gobierno con esta acción que es “garantizar que nunca más ningún funcionario norteamericano pueda involucrarse en ideología, organización, definición y liderazgo, de la sociedad boliviana”.

Por su parte, el Apu Mallku del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), Rafael Quispe, desafió al gobierno a expulsar de una vez por todas a USAID y dejar de lado sus constantes amenazas.

“Nosotros no tenemos financiamiento de USAID, por eso les decimos por qué no toman la decisión política, basta de discursos, ¡tome la decisión presidente! a nosotros no nos afecta para nada”, expresó el, dirigente originario al recordar la acusación que hicieron autoridades del gobierno de que Conamaq era financiada por la agencia estadounidense.