Estudiante sufre abuso deshonesto por parte de su compañero

Escrito por  Oct 09, 2010

Dos fueron los hechos relevantes que atendió ayer la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc).

El primero fue un caso de abuso deshonesto, ocurrido la tarde del jueves, cuando una estudiante menor de edad, de sexo femenino, perteneciente a un plantel escolar ubicado en el barrio San Bernardo, pidió a uno de sus compañeros de curso que le brinde indicaciones para llegar hasta la biblioteca del barrio; el compañero se prestó a acompañarla, pero al llegar a un lugar solitario el mismo procedió a realizar a la víctima “toques impúdicos”, en las zonas genitales, contra su voluntad, informó el drirector de la Felcn, Tcnl. José Castillo, a tiempo de mencionar, que en el presente caso, el padre de la menor fue el denunciante, y que la causa ya se encuentra bajo conocimiento del Ministerio Público, tipificada como abuso deshonesto. “La joven llegó a su hogar diferente y en horas posteriores, rompió en llanto y decidió contarle a su padre lo sucedido”, explicó el director de la Felcn.

Curandero muerto

Castillo informó también, que ayer a las 17:00, personal de personas y homicidios, se trasladaron hasta el hospital San Juan de Dios, ante la notificación de que en el lugar se encontraba el cadáver de una persona de sexo masculino.

El personal se trasladó con el equipo de criminalística, para especificar las causas posibles de la muerte, constatándose que el cadáver correspondía a Eusebio Cruz Marino, natural de Potosí, de ocupación curandero, con domicilio en la avenida Gran Chaco, del barrio Pedro Antonio Flores. “No contaba con rasgos de violencia ni en el cuerpo ni en la ropa”, aseguró Castillo, a tiempo de mencionar que el resultado de los estudios forenses “post-mortem”, realizados al cuerpo, a cargo del Dr. Richard Pérez Jaén , dilucidaron que la muerte se debió a un paro respiratorio por bronco aspiración, debido al asma bronquial que padecía el occiso en vida, el diagnostico fue corroborado por la esposa del difunto, quien argumentó que su marido padecía ya hace tiempo de dicha enfermedad ,“fue una muerte natural”, concluyó Castillo, al momento de acotar que se procedió a la entrega del cuerpo a los familiares, “para que estos puedan darle la cristiana sepultura”.