Peregrino (*)

Escrito por  Mar 17, 2013

Para Sixto Guzmán Solíz

Peregrino
        de las eras
donde el trigo
        ofrece hogares
para panes
        ecuménicos.

Peregrino
        de los huertos
donde el sol
        bendice moras
y hace brotar
        los nogales
contrapunteando
        olivares.

Peregrino
        con los odres
henchidos
        del vino poeta.

Peregrino
        del arco-iris
prestidigitador,
        de amancayas,
            de alantuyas,
                de azucenas.

Peregrino
        de violines
que encienden
        Pascuas y mozas,
eternizando
        casta y linaje.

Peregrino
        de los valles,
del susurrar
        de sauzales:
¡Copleadotes
        de saudades!

Peregrino
        de erque y caja
dando ritmo
        a los destinos,
proyectados
        por la caña
a infinitudes
        del ángelus.

Ñusta
        Madre
            del Supremo,
hoy arribo
        a tus arbitrios,
a tus manos
        de ternura:
¡Regazo
        del altiplano!

Porto albahacas
        para el Khoa
que arrodilla
        mis ofrendas
al conjuro
        de tu manto.

Porto
        rizos
            de hierba buena
para ornar
        tus ternes sienes,
que amparan
        los guarda-tojos
dolientes
    de tus mineros.

Porto
        el sol
            –rezos de miel –
brotados
        en el trapiche
de cañaverales
                donosos
postrados
        hoy
                a tus
             savias.

Virgen
        Ñusta,
– hoy “mama” mía –
ampara
        a este Chiri-Chiri
salteador
        de donosuras,
de guitarras y de coplas,
¡náufrago
        del Guadalquivir!

Concédele
        paz, refugio,
un asilo
        de indulgencias,
en Ziquizami
        – la cueva –
del perdón
        a sus tinieblas:
¡Un faro
        a su devenir!

Redime
        en el Pie de Gallo
su destino
        de gitano,
ebrio
        de puertos
            fatuos,
de conjuros
        desvariados,
de salmos
        ya sin altares.

Concede
        un nuevo
            Oriente
de pasiones
            y de luces
a su brújula
            hoy
                sin barcas.

Retornar
        al padre Sama,
a mi Xanadú
            de San Isidro
con las alforjas
            ungidas.

¡Oh!,  donar
        la copagira
bendecida
        por tus manos.

Y ofrendarla
        ante el Sagrario
del Templo
         de mis mayores:

En ritual
        de tradiciones.

¡En romería
            extasiada,
en plegaria
            sempiterna!

Xanadú de San Isidro, verano de 2013

EDMUNDO TORREJON
 JURADO

(*) Poema leído en la SERENATA A LA VIRGEN DEL SOCAVÓN, en Oruro, con motivo de la inauguración de su efigie de 45 metros de altura