­­El Doctor Rufino. Vasquez

Escrito por  Mar 17, 2013

Tomás O’Connor d’Arlach

I
Este distinguido jurisconsulto, es uno de los tarijeños notables de nuestros días, por su probidad, instrucción y carrera pública.
Hace muchos años que falta de su país natal, habiendo fijado, desde hace algún tiempo, su residencia en la ciudad de Potosí.

Don Rufino Vásquez, hijo legítimo del señor don José Antonio Vásquez y la señora doña Gabriela Aparicio, nació en Tarija el 16 de noviembre de 1823, recibiendo aquí mismo su educación primaria y parte de la secundaria, que complementó en el colegio Pichincha de Potosí, desde el año de 1840 al 46, año en el que marchó a Sucre, e ingresó en la Universidad de San Francisco Xavier.
En 1848 fue laureado con el diploma de Bachiller en Derecho y Ciencias políticas, previo el certamen de ley.
El 16 de septiembre del mismo año, después de un brillante examen, fue, incorporado a la Academia de practicantes juristas, de la que fue Secretario en 1849.
Su contracción al estudio y la severa moralidad de sus costumbres, le rodearon bien pronto de la estimación y aprecio de sus superiores y de sus compañeros de Universidad.
El 29 de julio de 1850. Vásquez se recibió de abogado, habiendo rendido con notable lucidez su último examen ante la Corte Superior de Chuquisaca.
II
Pocos abogados se han dedicado en nuestro país a la carrera y a la vida del foro, con tanta constancia, inteligencia y probidad, ceno el doctor Vásquez.
Ha pasado sus mejores días, ha encanecido en el estudio perseverante, en la defensa de la justicia y en el servicio de la patria.
Como abogado, como magistrado y como simple ciudadano, ha cumplido siempre su deber y ha desempeñado con honor, lealtad y desinterés todos los cargos públicos que ha ejercido, entre los que se cuentan estos:
Defensor de reos y defensor de pobres en 1849; Profesor del Liceo “Escalante, Velasco y Compañía.” en Sucre; Juez de Paz y Censor del cuerpo, académico. en 1853; Redactor de la Cámara de diputados en 1854; profesor del segundo año de Derecho desde 1855 hasta el 57;—Miembro del Concejo Universitario.
III
Después de un larga ausencia de su país natal, el doctor Vásquez regreso a él en 1858, y fue el fundador del Tribunal de Partido de Tarija, donde permaneció sólo dos años; pues en 1860. pasó de Presidente del Tribunal de Tupiza. y de Vocal del de Sucre en 1862.
En 1864, fue nombrado Presidente del cuerpo directivo de practicantes juristas de la capital.
El 19 de agosto de 1868, empezó a ejercer el cargo de profesor interino del cuarto año de la Facultad de Derecho, que le encomendó el Concejo Universitario de Sucre, habiendo sido profesor titular desde el 16 de enero de 1869 hasta fines de 1870.
El 24 de febrero de 1871, el doctor Vásquez fue nombrado profesor del primer año de Derecho.
Entonces le conocimos nosotros: era el más amable y el más cariñoso de nuestros profesores en la Universidad, el que infundió sentimientos religiosos más arraigados en los corazones de sus alumnos.
En política. el Dr. Vásquez pertenece al partido verdaderamente conservador.
Después de ocupar el puesto de vocal de la Corte ,Superior de Sucre, desde noviembre del 71, pasó con igual carácter a la Corte de Potosí, el 20 de diciembre del 72, habiendo sido en 1876, Presidente del Cuerpo Directivo de practicantes juristas de aquella ciudad.
IV.
El doctor Vásquez que nunca ha excusado sus servicios a la patria en ninguna esfera, aceptó durante la guerra con Chile, el importante puesto de Prefecto del Departamento de Potosí, para el que fue nombrado el 5 de abril de 1880.
El 5 de noviembre del mismo año, ocupó el cargo de Presidente de la Corte Superior de aquel distrito, en 29 de septiembre del 83, fue nombrado por el Senado Nacional, a propuesta de la Corte Suprema, primer vocal de la Corte superior de Potosí, cargo que desempeña hasta ahora.
Hay en el señor Vásquez un fondo de instrucción cristiana y honradez a toda prueba, que inspirarán siempre la mayor confianza a los gobiernos para encomendarle los más importantes destinos en la administración del país, a cuyo leal y desinteresado servicio ha consagrado los mejores días de su vida siempre honorable, modesta, independiente y pura.
Para concluir diremos: que don Rufino Vásquez es un notable tarijeño que hace honor a su país.

Tarija, 6 de agosto de 1888.