El Legado del P. Lorenzo Calzavarini

Escrito por  Mar 17, 2013

Por Eduardo Trigo O’Connor d’Arlach

Se ha cumplido un año de la fecha en la que el pueblo tarijeño, profundamente acongojado, daba su último adiós al Padre Lorenzo Calzavarini, quien amó esta tierra en la cual pervive la huella de su notable pensamiento.

Es pertinente recordar lo que la presencia de este insigne sacerdote significó para el país y para Tarija en particular pues en el transcurso de su vida supo erguirse, sin que el lo buscara, en una gran figura como religioso, sociólogo, antropólogo, historiador y profesor, además de cultor del arte y de la conservación de nuestras tradiciones. Fue un fecundo sembrador en esos campos en los que se destacó con destellos propios su personalidad.

Los trabajos que realizó después de concluir sus estudios en Italia y Bélgica, enriquecieron significativamente a la cultura boliviana. Cabe destacar que ellos tuvieron su máxima exteriorización en Tarija con sus profundos estudios sobre los chiriguanos y con la publicación de sus libros, entre otros, “Los franciscanos en la hora de Bolivia”, “Teología narrativa: relatos antropológicos de la de popular en Bolivia”, “Poética y melodía religiosa de Navidad y Viernes Santo”, “Breve guía histórica artística y cultural del convento de San Francisco de Tarija”. Editó el manuscrito del P. Doroteo Giannechini y la monumental obra “Presencia franciscana y formación intercultural en el Sudeste de Bolivia (Documentos del Archivo Franciscano de Tarija, 1606-1936)”, obra en siete tomos, un verdadero portento no solo sobre aspectos religiosos sino de la historia regional. En Cochabamba publicó numerosos trabajos fruto de sus proficuas investigaciones.
Sus empeños en el arte se proyectaron especialmente a través del museo “Francisco María Marí”.
El Padre Lorenzo desde su despacho en el “Centro Eclesial de Documentación”, una importante obra de su creación, fue un referente para quienes llegaban con afanes de investigación. Con la afabilidad que irradiaba,  se constituía en guía y apoyo para los historiadores nacionales y extranjeros que acudían a el en busca del consejo oportuno y de referencias veraces, generalmente inéditas, con el añadido de los puntos de vista que irradiaba su mente brillante.
Su vasta obra está presente y lo estará siempre como un invalorable legado que ha sido enriquecido con el nacimiento de la “Fundación Lorenzo Giuseppe Calzavarini”, Raíces Tarixa”. Esta nueva institución abre promisorias perspectivas para el desarrollo de nuestra cultura; está presidida actualmente por el P. Ángel Donati, guardían del convento de San Francisco de Tarija.