APUNTES PARA UN DICCIONARIO BIOGRÁFICO BOLIVIANO

Escrito por  Jun 23, 2013

ARCE (Aniceto), político, presidente de la República. Nació en Tarija el 17 de abril de 1824. Se graduó de doctor en leyes en la Universidad de Chuquisaca, en 1847. En 1850 fue elegido diputado por Tarija, hecho que marca su iniciación en la vida política. Su actuación opositora al régimen imperante, le valió su confinación en el Guanay. En 1855 se radicó en Potosí, donde trabajó, en la minería a servicio de don José Avelino Aramayo, echando así las bases de su prosperidad económica. Durante el gobierno de Linares, dirigió el Colegio Pichincha de Potosí. El presidente Achá le hizo prefecto del mismo departamento en 1861. En 1863 fue acreditado ministro plenipotenciario en el Paraguay y la Argentina. En la guerra del Pacífico actuó como delegado del gobierno en el sur. Su actuación de esa época, que fue muy discutida, le ocasionó un nuevo destierro. Calmadas las pasiones políticas, Arce 'regresó de Europa y lanzó su candidatura a la presidencia de la República, cargo de que tomó posesión el 15 de agosto de 1888. En septiembre del mismo año, estalló un movimiento revolucionario en Sucre, que fue dominado rápidamente. Con el fin de incrementar la industria minera en la región de Huanchaca, Arce construyó el ferrocarril de Antofagasta a Oruro, la obra más importante de su administración, Concluyó su mandato en 1892. Murió en Sucre el 14 de agosto de 1906.

ARCE (Aniceto), hijo del anterior. Abogado y periodista. Nació en Sucre en 1887. En 1909 obtuvo el título de abogado en la Universidad de San Francisco Javier. Ha dictado varios cursos en el Liceo Córdova y en el Colegio de Familia. Miembro del partido republicano, ha sido vicepresidente del directorio de dicha agrupación en Chuquisaca. En 1920 fue miembro de la Convención Nacional. Ha desempeñado la prefectura de Oruro en 1924. Elegido diputado, fue secretario de la Cámara en la legislatura de 1922. Ha colaborado en el gobierno del doctor Saavedra como ministro de Guerra, primero, y luego de Gobierno y Justicia. Ha dirigido “La Industria” y “La Libertad” de Sucre, siendo fundador de este último diario. Ha colaborado en “El Fígaro,” “El Hombre Libre,” ‘La Razón” y “La Reforma,” de La Paz, y es corresponsal de diversos diarios y revistas sudamericanos. Son numerosos los folletos que ha publicado sobre el derecho que tiene Bolivia a una salida al mar.
ARCE LACAZE (Luis), abogado, diplomático, periodista e historiador. Nació en Sucre. En 1898 fue secretario general del Consejo Uni¬versitario, consejero universitario y Mayor efectivo de ejército y tercer jefe del batallón “25 de mayo.” En 1899 rector del Colegio Nacional de Tarija y Consejero universitario de la misma ciudad. En 1900, profesor titular de filosofía y antropología, después de un examen de oposición en el concurso promovido por el gobierno. En 1902 ascendió a comandante efectivo de ejército asumiendo la jefatura del piquete Sucre en la campaña del Acre, en la que resultó herido. Obtuvo el grado de teniente coronel. En 1904 fue fiscal del distrito de Tarija y poco después oficial mayor del ministerio de Justicia e Instrucción pública. En 1907 fue nombrado secretario de la legación en Chile y vocal de la comisión organizadora del primer Congreso científico Panamericano, al que asistió en 1908 como delegado de la Universidad de Chuquisaca y representante de la Sociedad Geográfica “Sucre.” El mismo año se le designó miembro honorario de la Opera Educativa de Roma. Ha sido, además, y entre otros muchos cargos que ha desempeñado, encargado de negocios en Chile, decano de la facultad de Derecho en Sucre y director de varios periódicos. Actualmente es diputado a congreso. Es uno de los hombres más ilustrados del país y ha publicado numerosos folletos sobre historia patria y americana, sobre cuestiones diplomáticas y de instrucción, y sobre temas de política.
ARCE (José), abogado, nacido en Tarija en diciembre de 1870. Obtuvo su título profesional en 1894. Fue diputado a congreso de 1896 a 1899. En 1916 y 1917 desempeño la prefectura y comandancia general del departamento de Tarija.
ESTENSSORO (Miguel), militar y colonizador del Gran Chaco. Nació en Tarija el 15 de julio de 1827. Dedicado al comercio, don Miguel Estenssoro no pudo sustraerse a la política, y adhiriéndose al programa de Linares, se alistó como subteniente de! ejército revolucionario que se levantó en Tarija en septiembre de 1855 contra el despotismo de Belzu. Su carrera militar estaba iniciada. En 1877, estando Daza en el poder, el coronel Estenssoro fue nombrado Comandante General de Tarija. En la guerra del 79, tomó parte principal junto al general Campero, quien, en 1883 le envió como secretario de la comisión exploradora del territorio del Gran Chaco presidida por Mr. Arthur Thouar. El coronel Estenssoro fue el verdadero guía de la expedición. Explorador en toda su amplitud del vocablo, logró vincular a la República vastos territorios, llegando hasta el Lago de la Provincia que, según algunos historiadores, debiera llamarse más bien “Lago Estenssoro.” Gracias a su esfuerzo, se establecieron los fortines Tonono y Quijarro y la colonia Creveaux. En 1884 fue nombrado jefe principal de fortines y colonias, Siendo comandante general del depósito y las reservas del Ejército en el departamento de Tarija, el coronel Estenssoro falleció en 1898.
ESTENSSORO (Sebastián M.), abogado. Hijo del anterior. Nació en La Paz y obtuvo su título profesional en la Universidad de Chuquisaca. Poco tiempo después de su recepción fue nombrado secretario de cámara de la Corte Superior de Tarija. Ingresó al ejército durante la revolución federal, y defendió el gobierno de Alonso. Obtuvo sus ascensos en el batallón Tarija, desde el grado de subteniente hasta el de capitán. Organizado el partido republicano, se afilió a él, y a raíz del movimiento revolucionario del 12 de julio de 1920, se le ofrecieron diversos consulados, que no aceptó, prefiriendo prestar sus servicios al país como administrador de los hospitales. Fue luego nombrado inspector general de ferrocarriles, y en 1923 director general de Correos y Telégrafos. En 1925 asumió la prefectura y comandancia general del departamento de La Paz.
MOLINA CAMPERO (Arturo), médico y hombre público. Nació en La Paz y se radicó en Tarija, después de hacer sus estudios en Buenos Aires. Ha sido munícipe, diputado, prefecto, senador, ministro de Estado. Su labor en el despacho de Fomento se caracterizó por el impulso que dio a la construcción de ferrocarriles.
PAZ (Luis), publicista y hombre público. Nació en Tarija en 1854. El municipio, el profesorado, la judicatura, el foro, el parlamento, la diplomacia, los altos puestos de la nación, la prensa, en fin, han recibido su influencia moral e intelectual durante una larga serie de años consagrados por entero al servicio de la patria, Ha sido rector de la Universidad de Tarija en 1886; diputado en 1881; senador desde 1892 a 1898; ministro de Gobierno y Colonización de 1892 a 1896; ministro de la Guerra y ministro de Hacienda y de Instrucción Pública en ocasiones sucesivas; candidato a la presidencia de la República en 1898; vicepresidente de la República en 1921; ministro plenipotenciario en los Estados Unidos en 1897; ministro ante la Santa Sede en 1899; ministro de la Corte de Justicia de Tarija desde 1905 hasta 1919; vocal de la Excma. Corte Suprema en 1920, cargo que desempeña en la actualidad. Como periodista, fundó y dirigió “El Pueblo’’ y “El Trabajo'' de Tarija, y ha sido redactor de “El Cruzado/’ “La Capital” y “La Industria,” de Sucre. He aquí una lista de sus obras principales: “El Posistivismo,” “Derecho Penal,” “Derecho Público,” “La Corte Suprema de Justicia de Bolivia, su historia y su jurisprudencia' "Discursos de Monseñor Arrieta,” “Constitución Política de la República de Bolivia,” "El gran tribuno,” “Historia de la Universidad Mayor Real y Pontificia de San Francisco Xavier,” “Aniceto Arce,” “Historia del alto Perú, hoy Bolivia,” (2 tomos), “De Tarija a la Asunción," “Biografías.” El doctor Paz es miembro de la Academia de Historia de Bogotá, abogado honorario del Colegio de Abogados de Lima, y ha sido condecorado con la cruz de Isabel la Católica, de España, y con las Palmas Reales, de Francia.
RAÑA TRIGO. (Bernardo), abogado y periodista tarijeño nacido en 1866. Se tituló en 1888 y a poco desempeñó los siguientes puestos sucesivos secretario de cámara de la Corte Superior, delegado y vocal del Consejo universitario, y profesor de la Facultad libre de Derecho y ciencias políticas. Fue diputado en 1896 y miembro de la Convención reunida en Oruro en 1899. Ha sido tres veces prefecto del departamento de Tarija y en 1900 oficial mayor del ministerio de Gobierno y Fomento. De 1905 a 1912 presidió la Corte de Justicia, de la que fue conjuez hasta su fallecimiento. Presidió dos veces el Concejo Municipal. Fundó y dirigió “El Pensamiento,” en 1886, periódico que tuvo más de 30 años de vida. Asistió en representación de Bolivia a la Exposición Internacional de Artes y Manufacturas realizada en San Luis, Estados Unidos, en 1902. Fue fundador del fortín militar Campero. El reino de Suecia le condecoró con la Gran Cruz de Comendador de la orden de Wasa.
SARACHO (Juan Misael), periodista, político y pedagogo. Nació en Tarija en 1850 y murió en 1915. Fundó el Liceo Porvenir en Cinti, el año 1879. Asistió a la Guerra del Pacífico en calidad de segundo jefe del batallón Camargo, y poco después fue director del Colegio Pi¬chincha y rector de la Universidad de Potosí. Como político, fue miembro de la Convención de 1899; senador por Tarija y ministro de Estado en las carteras de Instrucción Pública y Justicia, Gobierno y Fomento y Relaciones Exteriores y Culto, durante los gobiernos libe¬rales de Montes y Villazón. En 1909 fue elegido segundo vicepresidente y ejerció por corto período el mando supremo. En 1913 presidió el Senado Nacional en su carácter de primer vicepresidente de la República. Falleció a poco de haber sido proclamado candidato a la presidencia de la nación para el período 1917- 1921.

 

Del Libro: “Como agua de mi molino”
de Salomón Casal Baracatt

SU CHICHA, DOÑA MARTINA
Para: Rosa María
La Radioactiva

Señora doña Martina,
Su chicha es jugo de rosa,
Mire como a la Justina
Me la güelto primorosa.

Antes era patichueca,
Y coja de tanto en tanto;
De los ojos era bizca,
La boca como molleja.

El cabello escobillón,
Las orejas como mates,
Su color muy palidón,
Sus chapas como tomates.

Figura? no teniya ninguna,
Gritaba como urraca,
Espinosa como tuna,
Y sonaba como matraca.
La Justina si'a arreglao,
Señora doña Martina:
Dos jarras de chicha'i uva,
Que solito mi’embalao.

La veyo aura media rubia,
La cinturita apretada;
La voz? -como mermelada,
Y andar? -como si bailara.

Sus orejas? -chiquitinas,
Sus ojos? -destilan miel,
Y si escucho su voz,
Tiemblo como papel.

Su cabello? -es pura seda,
Su figura? -ya es la gloria,
Y mi corazón se agita,
Cuando la Justina grita.
Una cosa me preocupa,
Señora doña Martina:
Seguirá tanta lindura
Cuando se pase la chicha?

 

TESTAMENTO

Señor Notario de fe:
Traiga un papel amarillo
Con el sello del Estado,
Con su tinta violeta

Haga Usté’ letra prolija,
Copiando este documento
Que a continuación le dicto;
Que'l título diga claro:

TESTAMENTO

Y escuche con atención
Cuanto le voy a decir,
Porque todo es importante,
Y fiel debe de'scribir:

Yo soy Inacio Mendoza
Cristiano de Tolomosa,
Casado con doña Juana
Una mujer hacendosa,

Con ella tuve dos hijos
Ambos muy trabajadores,
Dedicaos a mil labores
Del agro y del paisanaje.

Los años no pasan en vano,
La voz se pone temblona
El cuerpo se hace lerdo,
Y comienza la hora nona.

Mis facultades son buenas
No me faltan, ni me suebran,
Nadie tache mi intención,
De disponer mi ración,

Con los afanes del mundo
Reuní unas pocas cosas,
Unas buenas, otras malas,
Pero tuitas bien ganadas.

Y antes que llegue la parca,
Quiero de justa manera
Repartir tuitos mis bienes,
Entre aquellos que yo quiera:

El Rancho, que yo construí
Que se lo lleve el tiempo,
Poco a poco va cayendo
Y solito si'ay destruir,

Mi sombrero negro alón
Lo dejo pa' mi mujer,
Que la cuide del sol bravo
y también del temporal,

Con mi poncho i lana fina
Y mi pantalón bayeta,
Seguro mi han de enterrar,
de siempre era su destino,

Mis ojotas charoliadas
Dénsenlas a algún pobre,
Pa' que la suerte que trayen
En el pobre se desborde.

Mi caballito alazán,
Con cabestro y con montura,
Más el campo con pastura,
Se los dejo para el Juan,

También el lazo de tiento
Que de algo li’ay de servir,
Un par de espuelas de plata
Y un poste para maniar.

Mi facón fiel compañero,
Que me cuidó en la vida
Cuchillo de lima vieja,
Con su vaina bien pulida,

Más el cinto hebilla i plata
Son la herencia pa'l Daniel,
Defensor de causas justas
De su mama guardia fiel.

Mis dos hijos sabrán bien
Hacer uso de'sta herencia,
Ninguno hai'de reclamar
Que naides lo hai'de escuchar.

Ya no me quedan más bienes,
Ya no hay más pa' repartir,
Sólo jalta dividir,
Las cosas espirituales.

Y de estas así dispongo:
Mis virtudes, van p'al Cielo,
Mis pecados... al Infierno,
Que de allí fueron enviados

Mi alma la devuelvo a Dios,
Porque la tuve emprestada
Mi cuerpo vaya a la tierra
Bendita donde nací

Ponga Notario su jirma,
Como la ley lo establece,
Y también tuitas las señas
Que deben corresponder,

Y si alguien me desmerece
Que de mi herencia no goce.

Jirma: INACIO MENDOZA


AHICITITO
Para Juan Carlos ,
Viajero informático

Una mañana amanecí
Llenitito de dolores
De inmediato decidí
Consultar con los doctores.

Andando en ese afán
Mi’acordé de ña Tomasa
Que sabe de los dolores
Mucho más que los doctores.

Entre copa y copa e'vino
Le pregunté al Ceferino
Andi vive ña Tomasa?
Andi tiene ella su casa?

Me dijo: AHICITITO al jrente
En'aquel cerro colorau
Subilo por un costáu
Dale la güelta y ahí'stá.

Al día siguiente temprano
Me alisté para el paseo
Que naides lo siente feo
Si va bien acompañau.

Ensillé mi buen tordillo
Le puse rienda a la mula
Llamé al Sereno, mi perro
Y emprendí p'andar al cerro

Como a las siete partimos
Anduve tuitito el diya
La noche nos alcanzó
Y a descansar se rendimos.

Durante el segundo diya
Jornada pa' caminar
Al pie del cerro llegamos
La noche nos volvió a parar

En la tercera jornada
Empezamos a trepar
Pero no alcanzamos nada
Y otra vez a descansar.
Así jueron otros diyas
Mi caballo, si'a cansau
Y a la hacienda se fue solo
Mi mulita, si'a manqueau

La deje cerca'una casa
Mi perro, mi’a abandonau
Seguí caminando, solo
Pensando que había llegau

Pero el cerro colorau
Jinal de mi caminata
Se encontraba ahicitito
Jaltando una buena’ndada

Seguí jirme en el camino
Se rompieron mis abarcas
Que compré con garantiya
Me tomé un trago de vino

Y el cerro? ‘staba ahicitito;
Cuatro pares de alpargatas
Terminé por el camino.
Pensé: lleguí a'mi destino?

- Ah!'staba el colorau
Subilo por un costau!
Dale la güelta y ahi'stá
La casa de ña Tomasa

Y pa'qué la necesito!
Mis males se jueron tuitos
En ocho días de campiar
Tratando'i llegar AHICITO.
­

CARNAVAL COMO DI’ANTES
Para Luis Casal Baracatt

Me contaba mama Marya
De los viejos carnavales
Ricordando la alegriya
Que reinaba en esos bailes

Yo quise pruebar un poco
Y me escuché de una jiesta
Del carnaval medio loco
Que ya'staba cuasi lista

Al borde de Calamuchita
Entrando al’lau del valle
En casa de'oña Luchita
Se oía música en la calle

Mi dentré con el Eusebio
De la mano apretaditos
Del entrevero al medio
Ya'stba con un bajito

Hey bailao hasta cansarme
Con el uno y con el otro,
Uno sabiya, pisarme
Y el otro parecíya potro

Carnaval como eran di'antes
La pucha qui había siu cierto
Bailar, tomar y alegrarse
Sin parar ni p’al aliento

Mi'a durao el carnaval
Cuatro diyas la alegriya
Si’acabau!! Cuenta cabal
Pero aura, no sé, entuaviya

Quien será el papá del teke
Si el Juan, el Jacinto, el Pegro,
El Ramón, el Luis o el Pepe
O quizá Mariano "el negro"?


Del Libro: “Como agua de mi molino”
de Salomón Casal Baracatt
Ingeniero
Tarija Bolivia. 2007