SANTUARIO DE LA VIRGEN DE CHAGUAYA

Escrito por  Ago 18, 2013

José Paz Garzón

Está ubicado a lado del río Camacho, provincia Arce del Departamento de Tarija, a 14 kilómetros al oeste de Padcaya.
El actual Santuario ha sido declarado Monumento Nacional mediante Ley de la República de 11 de febrero de 1993, en el Gobierno del Lic. Jaime Paz Zamora.

El anterior Santuario también fue declarado Monumento Nacional mediante Ley de la República de 21 de diciembre de 1948, promulgada en el Gobierno del Dr. Enrique Hertzog Garaizabal.

El dato más antiguo del Santuario nos ilustra el Padre Columbano María Puccetti (1867-1939) en su “Reseña Histórica y Geográfica de la Parroquia de Padcaya y del Santuario de Chaguaya”, publicada en el año 1917, que menciona al Presbítero Dr. Nicolás Rafael Valdez y Soto, que llegó de Salta, como su primer párroco en 1779.
Otra referencia documentada del curato de Chaguaya, nos revela Fray Manuel Mingo en su “Historia de las Misiones Franciscanas de Tarija entre Chiriguanos” (1796, página 72).

EL TEMPLO ANTIGUO
Su construcción iniciada en 1910 por el cura Juan Aparicio, fue terminada con 2 torres y 3 naves siete años después, bajo la dirección de Martín Villanueva y la diligencia del dinámico Padre Columbano Puccetti (1867-1939) párroco de Chaguaya. En el remate central de su frontis llevaba una Cruz de hierro de 2,50 metros donada por el ferviente católico Don Aurelio Arce Zamora (1882-1971).
Fue inaugurado el 30 de agosto de 1917 en solemne ceremonia, con la presencia del Padre Zeferino Butelli, Guardián del Convento Franciscano de Tarija y de los padrinos Juan Navajas Ichazo y su esposa Mercedes Paz Rojas.

EL SANTUARIO ACTUAL
Su edificación con piedra labrada de la zona se inició el 15 de mayo de 1953, en base a los planos del Arquitecto Padre Franci. Desde 1960 hasta su culminación (1968), la dirección de la obra estuvo a cargo de Rafael Camponovo Toussaint (1898-1978), a pedido del ilustrísimo Obispo de la Diócesis de Tarija, Monseñor Juan Niccolai Tesi (1898-1976).
Su formidable fachada de piedra, destaca un hermoso vitral donado por el padre franciscano Constantino Noci, de Italia. Más arriba del vitral están los campanarios y en la cúspide la Santa Cruz.
Delante del templo, tiene una amplia explanada y corredores a los costados con piso de losa, pilares y 20 arcos de piedra labrada. La explanada es utilizada para las procesiones y los corredores sirven de albergue a los peregrinos promesantes.
El templo, en su interior, tiene 28 metros de largo y 13 metros de ancho, piso de mosaico y galerías con arcos de piedra labrada, 5 detrás del altar y 24 laterales.
Su valiosísimo altar de mármol de Carrara de 4 metros de largo y 1,75 metros de alto, fue obsequiado por El Comendador italiano Anselmo Caccia de Pietra Santa. La cúpula del ábside esta decorada con figuras de ángeles.
Esta notable arquitectura del santuario, estilo románico renacentista, tuvo como promotor indiscutible al Obispo de Tarija Juan Niccolai Tesi (1898-1976), que logró realizarla con importantes donativos, ayuda del Obispado de Tréveris (Alemania) y limosnas.
Desde el 30 de marzo 2006 es ordenado Obispo de la diócesis de Tarija el Monseñor Francisco Javier Del Rio Sendino. El actual Rector del Santuario de la Virgen de Chaguaya es el Padre Aníbal Alvares (Diocesano).

LA FIESTA
La fiesta de la Virgen de Chaguaya es la expresión más pura de la fe popular y tradicional de Tarija. Se desarrolla con profundo fervor religioso de 15 de agosto (día de la Virgen) a 6 de septiembre (Encierro) con solemnes misas y procesiones, precedidas de repique de campanas, novena y vísperas. El culto a la Virgen se pregonó desde la época colonial.
La Romería al Santuario que se realiza con gran devoción y sacrificio, es una reafirmación de fe a la Virgen. La afluencia de los peregrinos se estima en 30 mil que, desde Tarija, recorren 60 kilómetros para cumplir su promesa: compromiso voluntario de ir a postrarse a los pies de la Virgen para pedirle o agradecerle por los favores concedidos. El itinerario de los peregrinos es: Dique San Jacinto, Tolomosa, Pampa Redonda, El Tunal, Quebrada Barbascuyo, Juntas, El Mollar, La Piedra Pintada y Chaguaya, donde llegan al amanecer entre algarabía de la multitud y sones de la caña (instrumento musical aerófono). Entran al Santuario a rezar y dar gracias.
Terminada la misa, hacen fila para recibir la pisada, momento de sublime coloquio con la Virgen en el que le suplican bendiciones. La pisada, instituida por el padre Columbano Puccetti, , consiste en asentar la imagen de la milagrosa Virgen de Chaguaya sobre la cabeza de los fieles. Los promesantes se despiden de la Virgen con plegarias y gran sentimiento, pidiendo salud y poder volver.
Durante la Fiesta, en las carpas o casas próximas al templo, se expende las famosas chirriadas (tortillas) miel y jugo de caña, y comida regional.
Los recibimientos y despedidas de la Virgen de Chaguaya en sus visitas a Tarija fueron conmovedoras manifestaciones de fe católica, plenas de devoción, rezos, cánticos y reverencias a su imagen en las solemnes misas y multitudinarias procesiones.

Editores: Ing. José Paz Garzón
Lic. Fernando Paz Balanza
Editorial: Industrias Graficas Sirena, Santa Cruz
Impreso en Bolivia - 2006