Se dice que llegar a la adultez es como ser por segunda vez un niño, y algo de esto demostraron ayer los adultos mayores del asilo de ancianos Santa Teresa de Jornet, que recibieron con alegría y emoción la visita del Comando Departamental de la Policía de Tarija, que llevó un poco de diversión y tiempo a los padres que se quedaron solos, viejos y olvidados.