×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 44

Informe de diputados argentinos revela un mundo sin leyes en “narcofrontera” con Bolivia

Escrito por  May 22, 2014

El Tribuno/ El País
La “narcofrontera” como le llaman ahora los argentinos a la frontera con Bolivia, en los últimos días, fue objeto de análisis y de inspección de autoridades, lo que fue más allá de que fueran sólo los periodistas los que contaran lo que sucede en esta línea. 

Se estableció así, que el control es casi nulo y necesita atención urgente del Estado.
Durante dos días, siete diputados nacionales de la oposición argentina recorrieron la frontera salteña, que según aseguran se trata de una de las puertas de entrada de la cocaína a este país. En concreto los legisladores nacionales de “Unión Pro” elaboraron un informe que elevarán a los tres poderes del Estado y una serie de acciones y proyectos de ley para proponer soluciones concretas a lo que consideraron un “abandono flagrante de la narcofrontera argentina”.
Uno de los diputados que viajó, Roberto Pradines, aseguró que tras recorrer Aguas Blancas, Salvador Mazza y Campo Duran en Salta “las fronteras argentinas son un gran agujero del Estado por donde pasa la violencia y el descontrol que significa el narcotráfico, mismo que inunda la sociedad cada vez con más naturalidad”.
La comitiva estuvo integrada por los diputados Gladys González, de la provincia de Buenos Aires; Gisela Scaglia, de Santa Fe; Roberto Pradines, del Partido Demócrata de Mendoza; el abogado constitucionalista, Pablo Tonelli; la presidente de la Comisión de Legislación Penal, Patricia Bullrich de Unión Por Todos; el jefe del bloque del Pro en la Cámara, Federico Pinedo y Guillermo Durand Cornejo, del Frente Salteño.
Luego de realizada esta inspección los diputados emitieron un alarmante informe; pues en el concluyeron la existencia de “la desarticulación absoluta del aparato estatal preventivo y represivo del delito; limitación de las fuerzas de seguridad; desprotección de la frontera; limitación extrema de medios de fiscales y jueces; inacción generalizada de policías y organismos aduaneros y de migraciones; abandono de la función estatal en todas esas áreas y desmoralización terminal del escaso personal afectado a esas tareas”.
Pero más allá del informe en la localidad de Aguas Blancas los diputados quedaron sorprendidos por lo que denominaron el “descontrol del contrabando” que ingresa ilegalmente a Argentina, frente a las narices de las fuerzas de seguridad.
Por Campo Duran, la comitiva llegó andando a Bolivia con cuatro camionetas y sin ningún control por el paso de El Pajial. En Salvador Mazza, un oficial contó que en tres kilómetros funcionan cerca de 20 pasos clandestinos.

Situación de la frontera
De acuerdo a las conclusiones de los diputados, la “narcofrontera” es, en síntesis, un agujero negro en el cual el Estado ha desaparecido y el ejercicio de la soberanía nacional se ha abandonado.
Se explica también que los juzgados  están de guardia las 24 horas de los 365 días del año, con titulares que piden licencia por stress. Los fiscales no tienen adjuntos y carecen de recursos para pagar el transporte de los testigos que quieran declarar en alguna causa poniendo en riesgo sus vidas. Todos están amenazados incluyendo sus familias.
El informe agrega que los gendarmes se avergüenzan de identificar a alguien en los puestos de control, debido a que a su costado pasan miles de indocumentados y toneladas de mercadería contrabandeada a su vista, sin que ellos intervengan porque órdenes superiores se lo impiden.
La comisión de diputados asegura que la cantidad de funcionarios es ineficiente para las necesidades locales y las leyes no se cumplen. Lo mismo vale para el personal de Migraciones (el incumplimiento de sus tareas es grotesco) y Aduanas.
Pero el informe continúa y detalla que los habitantes saben que las autoridades no cumplen ni hacen cumplir las leyes básicas de convivencia, de modo que están librados a su suerte. El suyo es “un mundo sin ley”.
 “Estamos frente a un extraordinario caso de ausencia del poder estatal y del derecho en un ámbito geográfico determinado. Desde allí se provee de mercadería contrabandeada a las ferias ilegales de Buenos Aires y de las demás grandes ciudades y de droga a las barriadas pobres y a los puertos por cuyo control se desatan guerras de sicarios”, añaden los diputados.
“Encumbrados funcionarios opinan cosas como que hay que bajar el control de soberanía más al sur o que no se detiene a los delincuentes masivos porque son pesados”, aseguran y añaden que, en la inspección, muchos reconocieron que “antes eran personas respetadas, pero ahora sólo tienen el desprecio público” o que se quieren ir “y que el que venga se haga cargo”.

Efectos del narcotráfico en
Argentina
Para la Argentina éste se ha convertido en un problema estructural que impacta en la economía, la seguridad e incluso la salud.  Según la publicación del diario El Tribuno el narcotráfico ha llegado a tener un efecto devastador sobre la salud de la juventud argentina y sobre el ejercicio pleno de la soberanía del pueblo a través de sus instituciones constitucionales.
De acuerdo con informes de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la Argentina se ha transformado en el tercer exportador mundial de cocaína y en el primer consumidor del continente. Inicialmente la Argentina fue un “país de tránsito” y no “de consumo”, pero ahora es ambas cosas, con dos mercados diferenciados: a) el de exportación (principalmente a Europa y África); y b) el de consumo local.
La publicación de El Tribuno también señala que Argentina no es un país de elaboración de la cadena de valor completa, aunque sí ya se nota la actividad de la última etapa de elaboración de cocaína (cocinas) “con pasta base importada típicamente de Bolivia, para consumo local”.
De esta manera se concluye que los pequeños pueblos del interior, las ciudades y las barriadas más pobres de todo este país, viven un descontrol de consumo de estupefacientes y residuos como destructivos como el paco por parte de chicos desde los 11 años y una ola imparable de violencia. Esta realidad, según los diputados, se ha comprobado, también de manera directa e in situ en los barrios más pobres de Rosario, que visitaron en febrero pasado.
Los jueces relatan casos aislados en los que las policías se encuentran de casualidad con la droga. En un caso un fardo arrojado de un avión cayó sobre un patrullero. En otro unos “pasadores” despertaron a unos policías de civil creyéndolos narcos y fueron capturados con 70 kg de cocaína, más de $us 700 mil. Otros fueron vistos en medio de la puna con mochilas con 30 kg, seguramente cargadas de droga. Marginales de Salvador Mazza mencionan la introducción de 2 mil kilogramos por semana en esos puntos.

¿Qué puntualmente pasa en la frontera con Bolivia? Orán / Aguas Blancas
El cauce del río Bermejo separa la ciudad de Aguas Blancas, al noroeste de la provincia de Salta, de la localidad de Bermejo, en el departamento de Tarija. Por este torrente de agua, que sirve de frontera natural entre ambos países a lo largo de 75 kilómetros, hombres cruzan en una improvisada balsa.
Tras una observación de este proceso, la inspección definió puntualmente que en el río Bermejo, el contrabando masivo se hace en lanchones empujados por personas que cruzan caminando con el agua a la cintura, a la luz del día, a 200 metros de las autoridades argentinas de Migraciones, Aduanas y Gendarmería Nacional, que tienen órdenes de no actuar. El intercambio sin control incluye personas y mercaderías, que circulan sin problemas por un camino paralelo a escasa distancia del control oficial.
El informe detalla que la mercadería de contrabando en bultos del tamaño de una persona se consolida en la vía pública en Bermejo (Bolivia), a cien metros del puesto boliviano de frontera; se carga en la costa a la vista de las autoridades argentinas y bolivianas; se descarga en la costa argentina donde esperan, sobre el río, los vehículos.
Desde allí se traslada por la ruta 34 hasta unos 300 metros antes del llamado Puesto 28 de Gendarmería Nacional, se descarga a la vista de los gendarmes y se carga en hombros de personas (“pasadores”) que rodean el puesto de Gendarmería por un camino vecinal a unos 100 metros del puesto. Luego la comisión de diputados detalla que los pasadores descargan la mercadería nuevamente al costado de la ruta nacional 34, a otros 300 metros pasando el puesto de Gendarmería, y la vuelven a cargar en vehículos.
La Gendarmería no impide ninguna de estas operaciones que se realizan a su vista. La carga se deposita en la terminal de ómnibus de Orán, donde se desconsolida y se carga en ómnibus, éstos así cargados salen de Orán hacia el sur (Tucumán, Buenos Aires), en caravanas de 20 ó 30 vehículos, a éstas las llaman “el gusano” y no paran ante los puestos de control. “Son gente pesada nos volvieron a decir jueces y fiscales”, aseguran los diputados.
Agregan que personas del lugar afirman que esa mercadería es la que abastece a mercados irregulares como “La Salada”, sindican como jefe de esos contrabandistas a un hombre apodado “La Chancha Ale”, procesado por tráfico de personas en Tucumán. En ningún momento se verifica que en esos bultos no circule droga.
“En Orán hay un solo juzgado federal y una sola fiscalía, de guardia permanente. No hay cárcel, por lo que los encausados se alojan en otras localidades, algunos a mucha distancia, como Salta o aún Marcos Paz, Provincia de Buenos Aires. No hay médicos legistas para hacer las evaluaciones previas o posteriores a la prisión, ni en la justicia ni en el hospital local. La Fiscalía maneja 30 mil expedientes por año con 7 personas”, afirma el informe.

Salvador Mazza
Los diputados argentinos concluyeron también que éste es uno de los principales puntos de ingreso de cocaína a la Argentina. Algunos locales estiman que ingresan 2.000 kilógramos por semana por allí. “Visitamos con personal de la Policía Federal el sitio por el que pasan camiones sin control. Versiones locales dicen que funcionarios nacionales perciben ilegalmente sumas de dinero por permitir ese tráfico”, aseguran.

PASOS CLANDESTINOS

 “A pesar de que en la ruta nacional 34 hay algunos controles, en otras rutas no hay ninguno. En nuestra visita de inspección por caminos bien afirmados de tierra, ingresamos a Bolivia sin interferencias. Los pobladores por la noche no salen de sus casas porque circulan traficantes y vehículos robados que se sacan del país. La poca gente que uno se cruza, tiene pánico”, señala el informe de los diputados.

Autoridades en Bolivia reconocen problema

En Bolivia las principales autoridades de justicia parecen desconocer el problema o al menos así lo aseguran. Sin embargo, muchas protestas sobre la inseguridad reinante se dieron en Yacuiba, cuyos pobladores se quejaron por la violencia existente en la frontera y el escaso número de policías que la resguardan.  
Sobre el tema, el secretario de Justicia de la Gobernación, Hugo Cruz, informó que hasta la fecha no le llegó un reporte oficial sobre el tráfico de drogas en la frontera con Argentina, aunque sí reconoció que se enteró de manera extraoficial, que hay este problema.
Aclaró sin embargo, que el tema de la droga por las fronteras no es el único que se presenta en aquella región; debido a que resaltó que la trata y tráfico de personas sería también uno de los principales conflictos en la zona.
En este sentido, informó que para los primeros días de junio se tiene previsto que en la ciudad de Bermejo, se realice la segunda reunión del Consejo Departamental de Trata y Tráfico de Personas, donde se analizará esta problemática.
Al respecto, la directora de Migraciones en Tarija, Lourdes Aldana, a tiempo de aclarar que el control de  sustancias controladas no es de su competencia, reconoció que éste se ha tornado complicado en la frontera de Bermejo debido a la gran cantidad de afluencia de personas por el lugar, pero además, dijo que el río sería el lugar por donde pasaría mucho contrabando.
Aldana informó que hace unas semanas atrás realizó junto al cónsul argentino una inspección por la zona  y se logró identificar que pese a ello la gente continuaba circulando y haciendo pasar contrabando, por lo que lamentó esta situación.