Implementan modelos de desarrollo en dos municipios

Escrito por  JORGE SALOMÓN/EL PAÍS EN Feb 20, 2015

Los municipios de Yunchará y El Puente, dos de los más pobres del departamento y vulnerables por las condiciones meteorológicas, han implementado experiencias piloto exitosas de desarrollo sostenible en busca de que la población esté mejor preparada ante el cambio climático y gestión de riesgos.

El cambio climático es una realidad que hace más de dos décadas afecta al departamento de Tarija y en especial a estas zonas donde la producción agrícola se ha degenerado o es constantemente afectada por  plagas, sequías, heladas o desborde de ríos, entre otros problemas que tienen que enfrentar día a día.
Según señalan expertos en el tema, los principales problemas que debe enfrentar el agro son: optimizar el suelo, asegurar agua para riego y buscar alternativas de cultivos nativos de alto valor económico, de manera que se tenga un sistema agrícola sostenible y adaptado a las condiciones adversas. En la comunidad de Cieneguillas del municipio El Puente se tiene una experiencia muy clara de implementación de un modelo de desarrollo sostenible en el que se construyeron invernaderos para la recuperación de la variedad de semilla de papa sana imilla, que es una variedad nativa, lográndose recuperar y regenerar esta variedad. Se realizó una optimización de recursos como el agua o la cobertura vegetal, mediante la construcción de pequeños estanques, recuperación, protección y conservación de fuentes de agua y riego tecnificado. Se logró que la comunidad se empodere y apodere del proyecto y sus beneficios.
La gerente de la Mancomunidad de Municipios Héroes de la Independencia, Edina Ruíz, señaló que se ha trabajado de manera conjunta con diferentes instituciones que intervienen en la zona con el apoyo de la cooperación Suiza, Gobernación del departamento, Gobierno Municipal El Puente, Pertt, Fautapo, Plan Internacional, pero sobre todo ha sido clave la contraparte de la comunidad que ha trabajado en las obras que se realizaron y que ahora cuenta con sistemas de riego a goteo y aspersión, uno de los principales problemas que sufría la comunidad.
Con el proyecto se recuperaron 4 hectáreas de terreno de 40 familias que ahora producen de manera sostenible semilla de papa, hortalizas y flores en sus invernaderos y parcelas.
En el municipio de Yunchará se tuvo una experiencia similar en las márgenes del río San Juan del Oro donde se recuperó la variedad de vid La Misionera, que era nativa de la zona y se tiene más de 5 mil plantines puros que son reproducidos en invernaderos y parcelas de comunarios. Otras tareas importantes que realizaron en estos municipios son la implementación de una estación agro meteorológica y medidor hidrométrico piloto en los márgenes del río San Juan del Oro y son telemétricas enlazadas a nivel satelital, utilizadas para prevenir ante emergencias y desastres y monitorear las condiciones del clima en épocas de siembra y cosecha.
A partir de estas experiencias, otras comunidades se han interesado en la problemática y han empezado a priorizar el agua dentro de sus planes de desarrollo comunal (PDC) sobre otras obras de infraestructura y se prevé que desde la Gobernación se trabaje para la implementación de planes de gestión de riesgo y adaptación al cambio climático. Existen cartas de intenciones para este trabajo con la Cooperación Suiza y otras instituciones.
La conciencia sobre estos temas está en sus inicios y la pasada gestión, en 2014, se aprobó la ley nacional 602 de Gestión de Riesgos y Adaptación al Cambio Climático que prevé que las unidades pertinentes de los municipios dejen de ser entidades con poco equipamiento, presupuesto insuficiente y con apenas uno o dos técnicos que deben cubrir una serie de actividades. El director de la Dirección de Gestión de Riesgos, Omar Galarza, señaló que la población es vulnerable, razón por la que en las nuevas políticas nacionales, departamentales y municipales se prevén acciones para enfrentar esta problemática de manera integral y transversal, para que los habitantes sean menos vulnerables .

Se debe educar a los niños en Gestión de Riesgos

 Para la adaptación al cambio climático y gestión de riesgos, los expertos recomiendan trabajar con todas las instancias y poblaciones más vulnerables para que sepan reaccionar frente a eventos adversos y con buenos hábitos que ayuden a prevenir la ocurrencia de riesgos y desastres.
El director de Gestión de Riesgos y Adaptación al cambio climático de la Gobernación del departamento, Omar Galarza, señaló que trabajar en la educación de niños, niñas y adolescentes es primordial para que todos estén preparados y listos frente a emergencias y desastres.
El gerente de operaciones de la organización no gubernamental, Plan Internacional, Carlos Jalil, señaló que junto a los municipios de Yunchará, El Puente y San Lorenzo se realizaron alianzas para centrar los trabajos de prevención en niños y niñas y fortalecer sus capacidades para que estén preparados frente a emergencias y cambio climático, para lo que se trabajó junto a las unidades educativas con materiales didácticos y confección de mapas de riesgo en cada uno de los municipios.
“No hay que olvidarse de la niñez en temas preventivos, pero focalizados en el tema integral de la niñez para que influyan en sus padres y comunidades generando capacidades de resilencia de las comunidades y aprendan a reaccionar en el mediano plazo, frente a eventos adversos cada vez más complejos y menos esperados”, puntualizó.
Con el apoyo de instituciones como Plan Internacional, la Cooperación Suiza, Fautapo y otras se aporta a la educación y fortalecimiento de capacidades de instituciones locales y fortalecimiento de las Unidades de Gestión de Riesgos (UGR) y sensibilización de la población frente a la temática.