Algarrobo, suplemento que ayuda a la calcificación

Escrito por  JORGE SALOMÓN/EL PAÍS EN Feb 21, 2015

Uno de los mayores problemas que sufre la mujer durante el embarazo es la descalcificación de los huesos por lo que los médicos tradicionales recomiendan una serie de alimentos naturales entre los que se destaca el fruto del algarrobo o taco, que abunda en el valle central de Tarija.
Según advierten los médicos naturistas, la mujer es más vulnerable a sufrir de osteoporosis después de los 40 años, y esto se debe a la descalcificación soportada en el período de embarazo y lactancia.

Francisco Ruiz, médico naturista del Servicio Departamental de Salud (Sedes) recomienda, que desde temprana edad las mujeres consuman leche en abundancia, y cereales y frutas ricas en calcio.
Otro de los médicos naturistas del Sedes, especialista en nutrición avanzada (trofoterapia), destaca al fruto del algarrobo o taco como una fuente rica en calcio y fósforo y magnesio muy recomendable para las mujeres embarazadas y personas que sufren de anemia.
Para preparar este fruto que está desparramado por el valle central de Tarija y que cae de los árboles, recomiendan hacer secar y moler en forma de harina y tomar periódicamente como refresco o té, también se puede hacer hervir en medio de las verduras o la sopa, de forma que suelte sus nutrientes.
Aparte de esta importante fuente de calcio los médicos naturistas aconsejan a las mujeres embarazadas el consumo abundante de calcio orgánico que se encuentra en frutas, vegetales y cereales pero no en tabletas, que según señalan, pueden causar cálculos de calcio en el hígado y riñón.
Entre las frutas ricas en calcio recomiendan la manzana o la sandía, que son tónicos naturales llenos de nutrientes y vitaminas, sin embargo, el especialista en Trofoterapia, señala que la mujer embarazada debe consumir frutas que pueda tolerar de acuerdo a las intervenciones quirúrgicas que ha tenido, porque señala que cualquier intervención quirúrgica afecta a la circulación de la sangre y digestión de las personas.
Los cereales y frutos oleaginosos como la palta, linaza, sésamo, soya, almendra, maní entre otros; verduras como el repollo morado, el zumo de zanahoria, chía, el germen de trigo, el noni o la maca también son fuentes importantes de calcio y se los debe ir equilibrando en la dieta de las mujeres embarazadas.
Francisco Ruíz recomienda mucho líquido para las mujeres embarazadas, para reducir el calor interno que se concentra en los riñones y entre otros problemas puede producir retención de placenta después, para evitar estos problemas se puede consumir infusiones periódicas de agua de malva, espinillo o cola de caballo que son desinflamantes.

Alimentos no permitidos en embarazo

 Los médicos naturistas del Servicio Departamental de Salud (Sedes) también advierten que existen plantas y alimentos que son poco recomendables para que las mujeres ingieran en tiempo de gestación.
“No se debe consumir azúcar blanca porque quita el 30 por ciento de calcio, puesto que en el embarazo se necesita una mayor fortaleza ósea, por eso se debe evitar todo lo que es gaseosa o dulce industrializado, tampoco se debería consumir levadura, y se puede remplazar el pan con cereales como apis y otros cereales saludables”, puntualizó el especialista en trofoterapia.
Francisco Ruíz, coordinador de Medicina Tradicional del Servicio Departamental de Salud (Sedes) señala que durante el embarazo se deben evitar bebidas alcohólicas, tabacos, o condimentos muy fuertes, reduciendo también la ingesta de almidones y conservas.
Todo lo que son hierbas amargas deben evitarse porque pueden perjudicar el curso normal del embarazo como es el caso de la ruda, el ajenjo o la golondrina, que son utilizadas para otros tratamientos pero pueden ser riesgosas para el embarazo.
Ruíz señala que además de la alimentación se debe cuidar el tema de la caídas o si la mujer levanta mucho peso hasta etapas avanzadas del embarazo, porque el bebé se puede desacomodar o cruzarse.
Otra de las recomendaciones para un embarazo sano es evitar que las mujeres embarazadas renieguen, o que tengan antojos que no cumplan, lo que según señalan los médicos naturistas puede afectar al niño.