Vecinos trabajan proyecto para rescatar bosquecillo de Juan XXIII

Escrito por  JORGE SALOMÓN/ EL PAÍS EN Feb 26, 2015

Los vecinos del barrio Juan XXIII, junto a las sociedades científicas de distintas carreras de la universidad autónoma Juan Misael Sarácho, está a punto de finalizar el diseño de un proyecto que en un mes y medio será entregado al gobierno municipal de Tarija para su licitación y rescatar el bosquecillo de este barrio, conservar su biodiversidad mediante el encauce de la quebrada que pasa por la zona de manera natural, además de proyectar áreas de esparcimiento.

El bosquecillo Juan XXIII tiene una extensión de 1,5 hectáreas y actualmente es un botadero de desechos, baño público y hogar de delincuentes y bebedores consuetudinarios, con una creciente inseguridad que impide a los vecinos y niños del lugar disfrutar de esta área verde.
En la gestión 2013, el Gobierno Municipal proyectó embovedar la quebrada que pasa por la zona con un presupuesto de 1.600.000 bolivianos, sin cuidar las especies de árboles tampoco conservar la riqueza paisajística del lugar, pero este trabajo se detuvo ante la denuncia de vecinos, ambientalistas y medios de comunicación por haberse talado los primeros 30 árboles de los 130 que se proyectó cortar para emplazar la obra.
La secretaria de Medio Ambiente del Barrio Juan XXIII, Sany Valencia Moreno, señaló que junto a los vecinos se decidió que en esas condiciones el proyecto era inviable y la directiva del barrio firmó un convenio con las sociedades científicas de Agronomía, Ingeniería Forestal e Ingeniería Agronómica de la Universidad Autónoma Juan Misael Sarácho para diseñar un nuevo proyecto y presentarlo al Gobierno Municipal para reconducir la obra.
De esta manera, con el mismo presupuesto proyectado para el embovedado se rescatará la biodiversidad, transformar el lugar en un arboretum, se encausará la quebrada de manera natural y se instalarán áreas verdes en la zona para que se torne en un espacio en el que se realicen actividades culturales, de esparcimiento y de relajación de todos los vecinos.
La presidenta de la Sociedad Científica de Arquitectura, Carola Valencia Castro, manifestó que con el nuevo diseño se persigue el encauce de la quebrada de manera natural, de acuerdo a los desniveles de la quebrada y la conservación de la biodiversidad de la zona, con uso de materiales naturales acordes al lugar y el paisaje.
“Se respetarán los árboles nativos y se realizará tratamientos con elementos naturales, y un encauce natural con piedras, ya se hizo los cálculos de acuerdo a la capacidad de la quebrada y en base a estos estudios se diseñó un área verde, graderías, áreas de esparcimiento, y se quiere resaltar el aspecto paisajístico con juego de colores y materiales naturales, usando una nueva metodología de paredes verdes que aportará a lo estético y la seguridad”, resaltó.
Por su parte, el  presidente de la Sociedad Científica de Agronomía y presidente de la red de sociedades científicas de Tarija, Mario Paredes Sahonero, añadió que el trabajo se realizó con un equipo multidisciplinario, todos voluntarios que trabajaron en diferentes aspectos del diseño del plan.
“Era importante localizar por coordenadas los árboles del lugar para afectar la menor cantidad de árboles, otro componente es el tema de la implementación de jardines y las alternativas de riego para los mismos, en cuanto a diseño, frecuencia y bombas, en función de los espacios que se designen para los jardines y diseño de jardines verticales o paredes verdes”, puntualizó.

Se realizó un inventario de especies nativas

 Junto a la secretaría de Patrimonio Natural de la Gobernación se realizó un inventario forestal de las especies nativas existentes en el bosquecillo de Juan XXIII, y se constató que el 70 por ciento de las especies arbóreas son nativas, tienen un alto valor biológico y deben ser protegidas de acuerdo a la Ley de Municipalidades.
Con el proyecto se quiere conservar cerca de 400 árboles nativos como sauces, molles y algarrobos de los que se identificó 5 subespecies y posiblemente una nueva que habría mutado en la zona.