Alcaldía esperará que bajen las aguas para reconstruir gaviones

Escrito por  JORGE SALOMON/EL PAÍS EN Mar 06, 2015

Los gaviones que encauzan el río Guadalquivir en su paso por la ciudad de Tarija,

se encuentran muy deteriorados, desaparecidos y otros en vez de tener la forma de una pared de piedras  escalonada, contenida por malla olímpica, simulan una gigante serpiente llena de ondulaciones que emerge en el margen izquierdo del río, situación que deja desprotegidas las márgenes de posibles nuevas crecidas del río.
La crecida del río acontecida el pasado viernes 13 de febrero, con precipitaciones pluviales que llegaron a  los 40 milímetros, y una profundidad que alcanzó los 2,5 metros de altura, desnudó las condiciones de precariedad en la que se encuentran las estructuras para contener el agua y redireccionar el cauce natural del río.
Una de las zonas más críticas que se puede evidenciar en el margen derecho del río Guadalquivir está a la altura del parqueo municipal, a un costado del puente Bicentenario, donde los gaviones fueron destruidos y se encuentran en pedazos en medio del río, mientras que la pared de tierra se ve humedecida y carcomida por las aguas, incluso hay una cañería que quedó desconectada y colgando.
A la altura del Puente Bolívar también se vislumbran grandes deterioros con gaviones torcidos y otros diseminados en pedazos, y 500 metros río abajo se perdió un nuevo defensivo en forma de diente que protegía los nuevos gaviones que se construyeron para la construcción de la futura avenida Costanera del Sur.
El oficial Mayor Técnico del gobierno municipal de Tarija, Gonzalo de los Ríos, manifestó que los gaviones deteriorados o destruidos en las zonas de los puentes Bicentenario y Bolívar corresponden a gaviones viejos que tienen 20 o 25 años y que ya cumplieron su vida útil, razón por la que serán remplazados cuando pasen las lluvias y se licite la construcción de los nuevos gaviones y que también se intervendrá en el pedazo de gavión que se perdió de la construcción nueva.
De los Ríos puntualizó que para la protección de las márgenes del río Guadalquivir se tienen fondos asegurados pero no se tiene un monto exacto, y se trabaja de acuerdo a lo requerido cada año. Se iniciarían las licitaciones de construcción a fines de marzo, cuando baje el agua y se autoricen los procesos para nuevas contrataciones, que todavía no están abiertos a nivel nacional e impiden iniciar trámites de licitación de obras.
“Ya se realizaron tareas de limpiezas, el día miércoles llegó el río pero no hubo mayores inconvenientes como  la primera vez que llegó de banda a banda,  es falso que el río se haya entrado más, y si se produjera una lluvia de esa intensidad, estamos preparados con gaviones bolsa, que se llenan de piedras y se lanzan al río para evitar posibles desastres”, enfatizó.
El encargado de la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) del Municipio de Cercado, Boris Fernández, añadió que de acuerdo a las nuevas atribuciones que les otorga la Ley 602 de Gestión de Riesgos que fue promulgada en 2014 y de la que se espera su reglamentación, coordinarán con todas las unidades del gobierno municipal para que en las nuevas construcciones y obras que ejecute el municipio se tome en cuenta un enfoque de gestión de riesgos que evite que se tengan que lamentar desastres y emergencias en el futuro.

Los nuevos gaviones tienen mejor estructura

Según señaló el oficial Mayor Técnico del Gobierno Municipal de Tarija, Gonzalo de los Ríos, los gaviones que se construyen desde hace 10 años, tienen una mejor estructura y mayor resistencia en relación a los que se construían antes.
El material actual tiene pvc para las aguas agresivas y tienen espigones cada determinado tramo, además se tiene la precaución de colocar colchonetas que brindan mayor resistencia a la construcción que tendría una vida útil de 30 años.