Día claves, el MAS y UD-A refuerzan sus campañas

Escrito por  Redacción Central/El País eN Abr 25, 2015

Quedan cinco días para cerrar el alargue de esta campaña electoral maratónica que empezó a mediados de 2014 con las elecciones nacionales y que en Tarija todavía no han concluido.

El Movimiento Al Socialismo (MAS) se concentra en Cercado donde el margen de diferencia fue de más de 20 puntos, mientras que Unidad Departamental Autonomista (UD-A) doblega esfuerzos en las provincias para no perder lo que consiguió en la primera vuelta pese a los resultados adversos.
A la habitual guerra sucia, enquistada en internet, se suman ahora ciertas amenazas de unos y otros a los medios de comunicación; fruto seguramente de los temores propios que infunden las hojas caídas en los calendarios. Este fin de semana puede resultar clave o anodino en función de las estrategias. Sin encuestas previas, dada las numerosas limitaciones de la normativa, el panorama es incierto.
En la jornada de ayer, Adrián Oliva y su Unidad Departamental Autonomista (UD-A) se mantuvo firme en el Chaco, recorriendo y compartiendo, mientras que en la capital tarijeña Pablo Canedo compartió con las autoridades de gobierno. Esta vez fue el vicepresidente Álvaro García Linera, casi inédito en esta campaña, quien arropó al candidato en una visita al telecentro del Hospital Regional San Juan de Dios, entre otras actividades.
El poderío institucional puesto en escena por Pablo Canedo ha disgustado a algunos, que critican el “uso de bienes del Estado” para hacer campaña, como es el caso del presidente del Comité Cívico, Waldemar Peralta. Lo cierto es que el mensaje de superioridad numérica, sobre todo en la Asamblea con 21 de 30 asambleístas ha empezado a calar entre los tarijeños que desean nomás recuperar la normalidad y volver a trabajar en paz. Entre ellos se cuentan varios empresarios, atenazados por las deudas contraídas por los impagos de la Gobernación que, guardando el anonimato, confiesan sus dudas sobre el camino a tomar.
Adrián Oliva, por el contrario, cuenta con la tranquilidad del amplio margen obtenido en la primera vuelta, con los “casi” diez puntos que significan más de 22.000 votos en un padrón de 320.000 personas. Oliva y su equipo confían en sus posibilidades y en que la imagen de Pablo no logre crecer en la capital. En ese sentido, intensifican su campaña en las provincias, para recuperar espacio. Desde el domingo, Oliva y UD-A empezarán un maratónico peregrinaje de cierres de campaña que culminará el miércoles en Cercado.
Sin margen de error
La campaña toca a su fin, por lo que ni uno ni otro cuentan con margen de error. La ventaja considerable de Adrián Oliva, de más de 22.000 votos unido a las alianzas firmadas, en particular con Luis Alfaro, líder de Tarija Para Todos y que salió tercero en la primera vuelta no ha infundido la tranquilidad necesaria en UD-A, aunque si preocupación en el MAS. Ayer Alfaro fue desconocido por las organizaciones campesinas que desacreditaron al ex dirigente y ex diputado del MAS.
La abstención es el otro gran fantasma; el cansancio, el fin de semana largo y la peculiaridad de la segunda vuelta en Tarija lo han agitado. En la primera vuelta más de 50.000 personas no acudieron a las ánforas. El TSE recuerda que el voto es obligatorio.