Evo Morales pide a Trump políticas más respetuosas

Escrito por  Agencias/Redacción Central Ene 26, 2017

El presidente Evo Morales llamó el miércoles por la tarde al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a elaborar una adecuada política migratoria que respete los derechos humanos, en el marco de una ciudadanía universal.

“Hago un llamado al presidente de Estado Unidos (Donald Trump) a elaborar una política migratoria respetuosa de los derechos humanos y avanzar en el establecimiento de la ciudadanía universal”, subrayó en su discurso en la V Cumbre de Jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), que se realiza en la ciudad dominicana de Punta Cana.
“Por el simple hecho de ser seres humanos gozamos de derechos y reconocimientos legales”, complementó.
Morales recordó a Trump  el artículo décimo tercero de la “Declaración Universal de Derechos Humanos” de 1948, que establece que “toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado y el derecho a salir de cualquier país”.
Horas antes, según medios de prensa, Trump firmó órdenes ejecutivas para construir un muro en la frontera con México y para expulsar a inmigrantes con antecedentes penales.
García Lineras
Por su parte García Linera afirmó el miércoles que Bolivia pretende relaciones amistosas, de trabajo, de colaboración mutua de comercio y sin intromisión con Estados Unidos, país con el que las relaciones bilaterales están deterioradas desde septiembre de 2008, año en el que retiraron a sus embajadores.
En una conferencia de prensa dijo que bajo esas condiciones está garantizada una relación “muy fraterna, amable, entre Estados Unidos y Bolivia”.
“Queremos eso, Bolivia quiere relaciones con el gobierno de Estados Unidos solamente pide de manera amable de manera respetuosa que nos respeten que nos respeten como somos y que respeten nuestra vida política y que no se entrometan en lo que hacemos nosotros con eso todo va a ir bien”, remarcó.
Bolivia y Estados Unidos no tienen embajadores desde septiembre de 2008, cuando Morales expulsó al embajador estadounidense Phillip Goldberg acusado de injerencia política, Washington hizo lo propio con el embajador boliviano Gustavo Guzmán.
Bolivia expulsó también a la agencia estadounidense antidrogas (DEA, por su siglas en inglés) y cesó las operaciones de Usaid, la agencia de desarrollo de Estados Unidos.