Repsol pide Iñiguazú, un área de Tarija ya explorada por PDVSA

Escrito por  Jesús Cantín/El País eN Jun 15, 2017

Cuando la soga aprieta, aparece Repsol. Se esperaba el anuncio pero no por ello deja de llegar en un momento delicado para el Ministerio de Hidrocarburos, incapaz de extirpar el escándalo de la irregular compra de los taladros en Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) que por otro lado ha tapado otros agobios como el difícil equilibrio entre la producción, el consumo interno y los contratos de exportación.

En apenas una semana desde el encuentro en Bruselas, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha viajado a La Paz para materializar el anuncio: el consorcio que la española lidera junto a Shell y Pan American Energy y que explota el área Caipipendi (Margarita y Huacaya como pozos estrella) se quedará con el área Iñiguazú.
El nuevo área está situado al sur de la que actualmente  explota, se extiende por unos 644 kilómetros cuadrados del departamento de Tarija, concretamente por las provincias de O´Connor y Gran Chaco – sección Caraparí, hasta tocar, sin entrar, con Padcaya. El área bordea la Reserva Nacional de Flora y Fauna de Tariquía.
El 40 por ciento del paquete de esta área será para el consorcio y el 60 por ciento para YPFB Andina, conformada entre YPFB y la española luego del decreto de nacionalización.
“Iñiguazú, en la parte sur más próxima a Argentina, es una estructura muy parecida a la que hemos visto en Margarita (uno de los mayores campos gasíferos)…La perforación en Iñiguazú nos puede dar una señal muy clara del potencial…nos tiene que llevar a otro paradigma gasista o equivalente a Margarita”, indicó Brufau, quien proyectó alrededor de mil millones de dólares en inversión en función de los recursos encontrados “con la finalidad de mantener e incrementar los niveles de producción del área Margarita”.

Un viejo nuevo bloque
El área de Iñiguazú no es nueva, pues desde 2011 la exploró YPFB Petroandina, la participada por el Estado junto a la venezolana Petróleos de Venezuela (PDVSA) y cuyos resultados no fueron particularmente brillantes.
En 2016, tras el fracaso en Lliquimuni, al norte de La Paz y con los problemas de sostenibilidad derivados de la caída de los precios del petróleo, abandonó Bolivia y devolvió el área, una de las más atractivas dados los resultados del entorno.
Según el informe, adquirió la sísmica 2D y se hizo la interpretación e incluso se perforó el pozo Iñiguazú XA. Toda esta información pasó a manos de YPFB.
En la última visita a Margarita, cuando el Ministro Luis Alberto Sánchez anticipó esta posibilidad, el presidente de Repsol Bolivia, Diego Díaz Baldasso, señaló que de igual manera se debería recoger toda la información e interpretarla. Este aspecto se debió tener en cuenta en las negociaciones, si bien la actual intención recién comienza su tramitación oficial que pasa por la Asamblea Plurinacional y las consultas previas posteriores. En ese momento se conocerá la información oficial sobre los insumos aportados por YPFB.

Repsol crece en Bolivia
Repsol cuenta en Bolivia con derechos mineros sobre un total de 31 bloques: 6 de exploración y 25 en fase de desarrollo y producción. En 2016, la producción neta total de gas del Grupo en el país alcanzó los 2.390 millones de metros cúbicos, fundamentalmente en el campo Margarita-Huacaya, operado por Repsol.
Los campos Margarita y Huacaya constituyen en conjunto un área de explotación con una superficie de 123.000 hectáreas, donde a la fecha existen 10 pozos –con una profundidad que oscila entre los 4.000 y los 6.000 metros– que fueron perforados entre 1998 y 2016. La planta de Margarita inició sus operaciones en 2004.

Explorar, la prioridad del Gobierno

Después de varios años sin incorporar nuevas reservas, que llevan sin certificar desde el año 2013 cuando sumaban 10,45 Trillones de pies cúbicos, el Gobierno aprobó la Ley de Incentivos en 2015 restando IDH a los departamentos productores, pero hasta el momento tampoco se han dado buenos resultados. El presidente Evo Morales volvió a instruir a su ministro sobre la urgencia. El presidente de YPFB, acosado por los escándalos, no participó del acto.

LEA TAMBIÉN:

Iñiguazú, Evo, Brufau y la danza de millones