Campo y ciudad despidieron a sus difuntos en los cementerios

Escrito por  J. Cardozo y J. Escalante/ EL PAÍS EN Nov 03, 2017

La fiesta de Todos Santos celebrada cada año por la población católica entre el 1 y 2 de noviembre en casi el mundo entero, dedicada íntegramente a los difuntos y seres queridos que partieron a la otra vida. La celebración religiosa se vive de manera especial en Tarija, tanto en el mundo rural como en lo urbano. Este 2017 los cementerios volvieron a estar llenos, si bien se siente un declive en relación a principios de siglo, por causas diversas.

Entre el encuentro y el miedo
La fiesta de Todos Santos en el área rural de Tarija comienza en muchas ocasiones con 10 días de anticipación, las familias trabajan en la elaboración de la chicha y otros preparativos que necesitarán para colocar la mesa para esperar a las almas en el día de la fiesta.
El 1 de noviembre las familias del área rural al igual que la ciudad acostumbran visitar los cementerios, al medio día instalan la mesa de Almas llena de una variedad de masas, comidas, flores, bebidas y todo lo que le gustaba consumir a los parientes que fallecieron en el tiempo.
El 2 de noviembre denominado el día del despacho de las almas, la población del área rural en casi todo el departamento de Tarija, acostumbra concentrarse en los cementerios comunales para rezar, prender velas, elevar oraciones como muestra de despido de sus seres queridos hasta el próximo año, posteriormente regresan junto a los familias a sus domicilios para consumir lo que expusieron en las mesas de Todos Santos.
Edgar Gutiérrez vecino de la comunidad de Erquiz en el municipio de San Lorenzo, sostiene que las costumbres de la fiesta de Todos Santos se mantienen intactas como los anteriores años, con la misma fe, esperanza y dedicación de la población de las zonas rurales.
La población en varias zonas del valle central, altiplano y otros municipios de la región, aprovecha cada dos de noviembre también para juntarse entre familiares, amigos, compadres y parientes que llegan del exterior, para cantar las coplas y tonadas de la época y desempolvar el erque y la caja como anunciando que muy pronto llegara el carnaval.
Para los vecinos la única preocupación que tienen en las comunidades del área rural en esta época y durante casi todo el año es la inseguridad en los cementerios, que incluye robos a difuntos y profanación de tumbas. Situación que se ha denunciado en Cercado, San Lorenzo y Uriondo.
El dirigente de central de Méndez, Asunción Ramos, plantea a las autoridades municipales la ejecución de proyectos y programas destinados a amurallar los cementerios y la dotación del servicio de energía y agua que son otros temas que todavía no están resueltos.

20.000 visitantes en la ciudad
También en la ciudad se vive de manera especial la celebración. Se calcula que entre el 1 y 2 de noviembre, durante la festividad de Todos Santos, el Cementerio General recibió a unos 20 mil visitantes que acudieron a despedir a sus difuntos dejándoles flores, guirnaldas, velas y rezos.
Las misas se desarrollaron cada dos horas y las instituciones de control desarrollaron un trabajo continuo para mantener el orden. Muy concurrido fue el acto en el que la Policía Nacional rindió un homenaje a sus pares que fallecieron.
Se realizaron también recorridos a las tumbas de los 40 personajes e instituciones reconocidos que están enterrados en el Cementerio General para conocer su historia. Entre esas personalidades están el ex presidente Víctor Paz Estenssoro, el chef Gringo Limón o la cocinera de saice más famosa de Tarija, “Doña Pastorita”.
El administrador del Cementerio General de Tarija, Ariel Zamora, destacó la limpieza y el orden que primó en el campo santo. A su vez refirió que la energía y el agua funcionaron de manera continua, lo que permitió que se desarrollen dos jornadas sin ningún tipo de inconveniente.
A diferencia de gestiones pasadas, desde este año se instalaron pantallas led en las calles para evitar los focos en cada nicho. Lo único que faltó fue la iluminación en cada mausoleo, sin embargo eso se solucionó con la instalación de focos recargables o faroles.
También el cementerio Jardín El Remanso estuvo repleto de familiares que asistieron a despedir a sus seres queridos, particularmente a la hora de la misa principal, a las 11.00 de la mañana. En este Cementerio se tienen 48 horas para retirar los diferentes jarrones y adornos dispuestos que no se atienen al reglamento.

Cinco entierros durante Todos Santos

“En Día de Todos Santos tuvimos tres entierros y el 2 de noviembre dos entierros, y para mañana (por hoy) ya tenemos incluso otros. Eso muestra el dinamismo del campo santo”, sostuvo el administrador del Cementerio.