Municipio aún no sabe cuánto contaminan los micros en Tarija

Escrito por  Redacción Central/El País eN Nov 16, 2017

El Municipio de Cercado, en lo que respecta a la medición de inmisión (aire que respira la población), no sabe cuánto incide la contaminación de los micros que prestan el servicio de transporte urbano en la calidad atmosférica de la ciudad. En parámetros generales, todo el parque automotor hace que se supere lo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además una auditoría de la Contraloría General del Estado advierte deficiencias en la red de monitoreo y alerta sobre posibles daños a las salud.

El País eN desde la semana pasada intentó consultar al Municipio sobre el monitoreo de la calidad atmosférica a fin de establecer criterios luego de las semanas de paro en el servicio de micros, sin embargo las derivaciones de diferentes áreas de Medio Ambiente y la restricción a funcionarios para dar declaraciones retardó la información.
El responsable de la Unidad de Monitoreo y Control Ambiental, Yosimar Pereira, indicó que la normativa boliviana especifica que el parámetro máximo permisible es de 150 microgramos de metros cúbicos, la OMS recomienda 50, pero en Cercado se emite entre 85 a 90.
El funcionario manifestó que en la actualidad no tienen la información sobre cuánto incide la contaminación de los micros en la ciudad, pero que trabajan sobre ese aspecto. La idea es medir un día sin circulación de ese tipo de motorizados, un día normal de todo el parque automotor, y otra jornada sin circulación de vehículos, como sucede con el día del peatón.
Las mediciones que realizan a través de las Red de Monitoreo y Control Ambiental (MoniCA), son de tres parámetros, material particular en suspensión, que es el polvo (PM10), el dióxido de nitrógeno y por otro lado el ozono troposférico.

Auditoría
Según la auditoría 2016 de la Contraloría General del Estado (CGE), no fue efectiva la implementación de monitoreo de la calidad del aire porque los sitios o estaciones no se encuentran ubicadas dentro del área de estudio, no se monitoreó todos los contaminantes criterios de referencia, no cuenta con un control de calidad que garantice los datos de las Red MóniCA. Además no se informó a la población sobre el estado de la calidad del aire y no se usó los resultados en actividades de prevención y control de la contaminación atmosférica.
Por otro lado, en la parte de conclusiones el documento revela que el Municipio no incrementó paulatinamente la verificación de emisiones vehiculares hasta alcanzar la totalidad, las mediciones realizadas entre el 1 de mayo y el 31 de marzo de marzo de 2016, no supera el 3 por ciento de su parque automotor.
En ese sentido, la auditoría especifica que el bajo porcentaje puede ocasionar la diminución de la calidad de aire en desmedro de la salud púbica y el medio ambiente. Pero además la falta de controles adecuados puede derivar que la contaminación aumente hasta llegar a niveles que impliquen serios riesgos para salud.
Del año 2005 al 31 de marzo de 2016, el parque automotor creció de 28.612 a 62.511 respectivamente. En cuanto a los automotores que se acogieron al régimen establecido en la ley 133, solo se registraron 1.603 vehículos hasta el 31 de marzo de 2016. Los demás seguían emitiendo contaminantes atmosféricos sin haber tenido control de sus emisiones.
Los datos de la Unidad de Revisión Técnica Vehicular del Gobierno Municipal, muestra que parte de los autos a GNV tienen un contaminante de 3.000 a 3.500, se sobrepasa siete veces más del nivel de contaminación. En el caso de los micros, el promedio llega a 10.000 o 12.000 partículas por millón.
El responsable de esa institución, Juan Carlos Camacho, sostiene que la norma ambiental internacional señala que los desechos de los hidrocarburos que salen por los escapes de las movilidades, que se miden por partículas por millón, no tienen que pasar las 650.