Consecuencias del consumo excesivo de alcohol en las fiestas de Carnaval

Escrito por  Cnl. DESP. Rommel César Raña Pommiér Feb 07, 2018

El consumo de alcohol en fiestas como las próximas de Carnaval, son de preocupación para la Policía Boliviana, hace un tiempo atrás ya lo dijo alguna autoridad, que en nuestro país se consume más alcohol que la propia leche.

Un consumo excesivo de alcohol incrementa la exposición a un sinfín de factores de riesgo que pueden aumentar según la cantidad de alcohol ingerida. El consumo nocivo y peligroso del alcohol es una de las principales causas para hechos y accidentes de tránsito, agresiones físicas y psicológicas, embarazos no deseados, violaciones, hechos de violencia intrafamiliar incluso como causa directa para muerte de personas, sea por intoxicación o una serie de enfermedades crónicas a largo plazo que reduce la calidad de vida.
Además de los problemas arriba mencionados, también existen consecuencias sociales, tanto para los bebedores como para los demás miembros de la familia, vecindad y la propia sociedad, es decir personas acosadas por individuos en estado de ebriedad. El uso indebido de alcohol también afecta al rendimiento académico, en el trabajo y la misma vida profesional.
En nuestra ciudad y debido a una multiplicidad de factores, el consumo de alcohol se volvió una constante porque, con o sin motivo, grupos de amigas y amigos, compañeros de colegio, universidad, trabajo, etc. se reúnen so pretexto de cumpleaños, aniversarios, festejos deportivos, fiestas religiosas y tradicionales, egresos académicos y otros como la tradición adquirida en estas dos últimas décadas, de los famosos “pasanakus”, reuniones donde la característica común es el excesivo consumo del alcohol, que degenera en consecuencias lamentables de salud, problemas familiares y sociales.
Y en estas fechas, no es excepción la fiesta del Carnaval Chapaco, que tergiversada con el consumo del alcohol se convierte en una combinación peligrosa, cuyos efectos negativos se los puede evitar tomando buenas decisiones: proponerse asimismo el no exagerar en el consumo de vino y otras bebidas, no fomentar por el sólo hecho de ser carnaval el consumo irresponsable en nuestros hogares, inclusive delante de los hijos, o con amigos, realizar un cambio cultural que aumente la percepción del riesgo de abusar de esta sustancia, deshechar la costumbre del famoso “te invito” de tal manera que no se obligue a beber si la otra persona no quiere o no está acostumbrada.
Finalmente, amable lector, le pido hagamos conciencia y desde el ámbito personal demos el ejemplo, exigiendo con moral a nuestros hijos y mostremos una conducta diferente cuando asistamos a las diferentes fiestas del Carnaval Chapaco y recuerde que en definitiva, resulta por muchos motivos muy beneficioso para el ser humano el prevenir el consumo abusivo e indiscriminado de bebidas alcohólicas.