En 10 días Ecobol debe liquidar a trece trabajadores de Tarija

Escrito por  CESIA ALARCÓN/EL PAÍS EN Mar 02, 2018

De acuerdo a la Ley General del Trabajo, la Empresa de Correos de Bolivia (Ecobol) deberá cumplir con la liquidación total de sueldos a los 13 trabajadores del correo, con más de 10 años de antigüedad, que operaban en el departamento de Tarija; a los que sin previo aviso se les entregó su carta de desvinculación por efecto del Decreto Supremo Nº 3495 que dispuso el cierre de la institución desde el primero de marzo del presente año.

La mañana del jueves, los trabajadores que se dirigían a Ecobol, su fuente de trabajo, se encontraron con un anuncio emitido por la Unidad de Liquidaciones de Ecobol, en el que se informaba del cierre de la empresa y la invitación de iniciar sus trámites para recibir el pago de sus beneficios sociales, de modo que se desvinculan de la empresa.
“Vinieron con los despidos hechos”, explicó la ejecutiva de los trabajadores de Ecobol-Tarija, Cristina Gonzales, mientras otros trabajadores esperaban su turno para ser atendidos por el representante de la Unidad de Liquidación de Ecobol, Jaime Cabezas Rocha, quien llegó desde la ciudad de La Paz para entregar la carta de desvinculación a los 13 empleados.
Por su parte, el secretario de Relaciones de la Central Obrera Departamental (COD), Eduardo Moreno, añadió que primero debía liquidarse los pagos correspondientes, para que luego los trabajadores retomen sus fuentes de empleo, si lo que se pretendía era hacer el cambio de razón social.

Desempleados y usuarios
Por su parte, el director del Ministerio de Trabajo, Ramón Vilca, expresó que la acción de parte del Estado ya se esperaba, “ellos sabían perfectamente de la situación de la empresa ante el avance de la tecnología (…) no se pudo restablecer el tema económico de la empresa”, argumentó en consecuencia de la normativa legal que “garantizará los beneficios sociales”.
Asimismo, indicó que la Unidad de Liquidación de Ecobol de seguro tomó las previsiones para atender a los usuarios que tiene correspondencia que recibir; aún cuando el predio resguardado por fuerzas policiales solo presenta un comunicado que indica: “A partir de la fecha la Agencia de Correos de Bolivia prestará los servicios postales (…) la Agencia reiniciará sus operaciones en los próximos días”. Anuncio que no indica lugar, ni fecha de referencia hacia los interesados.
“Me siento perjudicado, tenía que recoger un paquete de la Argentina que desde el 8 de febrero no llega, con esto tendré que esperar más tiempo (…) son más de 21 días que no llega”, mencionó un usuario, que no supo a dónde dirigirse.
“Hay giros que mandan del exterior, un señor necesitaba recoger un giro de 3.000 bolivianos para sus medicamentos, yo le dije que viniera hoy”, añadió una de las empleadas que tuvo 20 años trabajando en Ecobol-Tarija.

 

el
apunte

Cerca 500
despidos
por cierre
de Ecobol

Son 493 los funcionarios que daban marcha a la Empresa de Correos de Bolivia (Ecobol), personas que cuentan con familias que sustentar, quienes sin anticipo o comunicado antelar como establece la Ley General del Trabajo, esperan recibir el apoyo de la Central Obrera Boliviana (COB) para la petición de adherirlos a lo que será la nueva institución estatal de correspondencia, la Agencia de Correos de Bolivia, que de momento, no tiene estructura propia o un sitio web de atención al consumidor.
“Después de 33 años de servicio (…) no sabemos qué vamos a hacer. Nadie nos comunica nada desde la ciudad de La Paz, no teníamos conocimiento”, indica la empleada de Ecobol en Tarija, Cristina Gonzales.
Trabajadores tuvieron que acudir ante la Central Obrera Departamental de Tarija, como entidad que resguarde el seguimiento del pago total de la liquidación de los beneficios a los 13 trabajadores con los que el departamento cuenta.

Piden reubicación
En Tarija, los trabajadores de Ecobol deberán esperar hasta el martes 6 de marzo por una respuesta de la COD, quienes deberán interceder por una reubicación a los trabajadores que se adecúen ágilmente al nuevo servicio de correo.