Una vez que entre en funcionamiento el horno crematorio en Tarija, el costo del servicio estará entre 600 a 1.800 bolivianos. Así señaló el administrador del Cementerio General, Ariel Zamora, quien hizo el cálculo de acuerdo a los parámetros del costo a nivel nacional. No obstante, aseguró que para regular el servicio, primero debe crearse una ley municipal.