Organizaciones defensoras de derechos humanos presentaron una demanda contra el gobierno de Estados Unidos por la violación de leyes sobre inmigración y el erróneo encarcelamiento de solicitantes de asilo.