Los líderes de Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos emitieron un comunicado conjunto el jueves pidiendo a Moscú que explique el ataque con una sustancia neurotóxica contra un ex doble agente ruso en Inglaterra, que consideraron como una amenaza para la seguridad de Occidente.