Joven muere electrocutado al intentar rescatar un balón

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL / EL PAÍS EN Dic 28, 2014

La patada de un jugador envió el balón sobre el tinglado de una metalúrgica, por lo que Nilo V.F., de 26 años de edad, quien era parte del juego, se ofreció a sacarlo para lo que tomó una barra metálica de unos diez metros de longitud, sin embargo, en el intento, fue vencido por el peso del objeto y una ráfaga de viento, que arrastró el metal hacia una cables de alta tensión, quien produjeron la descarga eléctrica y la muerte del joven de manera inmediata.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), coronel Miguel Ángel Irusta, informó de manera preliminar que alrededor de las cuatro de la tarde del viernes pasado, Nilo y unos amigos suyos se juntaron en una cancha de fútbol ubicada en la avenida Circunvalación esquina calle Segundino Ugarte, en el barrio Pedro Antonio Flores, para compartir un momento de esparcimiento, aprovechando la vacación de la universidad en la que estudiaban.
Mientras se disputaban el balón, uno de los jugadores pateó tan fuerte que el balón se elevó y quedó atascada sobre el tinglado de una metalúrgica aledaña a la cancha, lugar en el que también había quedado anteriormente otros balones.
“El balón estaba atascado, entonces intentan rescatarlo, para ello es que ven varas de aluminio, que medían unos diez metros de longitud, y con eso intenta llegar a la parte superior del tinglado tratando de bajar el balón de fútbol”, relató.
Nilo, quien no tenía protección alguna en las manos, intenta golpear el balón, sin embargo, una ráfaga de viento y el peso del objeto le hacen perder el equilibrio y da varios pasos en falso hasta que la barra entra en contacto con un cable de alta tensión, que le produce una descarga eléctrica.
Inmediatamente ocurre una fibrilación ventricular, lo que hace que su corazón se detenga, además que la electricidad le produce quemaduras desde las manos hasta la punta de los pies, y cae estrepitosamente al suelo.
Sus compañeros de juego se acercan y observan desconcertados las lesiones del joven inconsciente, e inmediatamente llaman por auxilio a la Policía Boliviana.
Unos minutos después llega un vehículo policial, en el que lo suben para llevarlo al hospital regional San Juan de Dios, mientras tanto, uno de sus amigos también sube al vehículo e intenta hacerlo reaccionar.
Tras varios intentos de reanimarlo, llegan al hospital, y antes de ingresar a la sala de urgencias, los médicos diagnostican la muerte y derivan el cuerpo a la morgue.
La noticia fue dada a los padres de fallecidos, quienes llegan en seguida al nosocomio y empiezan a expresar su desconcierto por haber perdido a su hijo de manera tan repentina.
El caso pasó a conocimiento de la FELCC, cuyos investigadores designados se presentan en el hospital para iniciar las averiguaciones con el fin de esclarecer el hecho.