Confirman cifra de víctimas por caída de puente en EEUU

Escrito por  Miami/PL Mar 19, 2018

Seis muertos y nueve heridos es la cifra definitiva de víctimas del colapso de un puente peatonal en el estado norteamericano de Florida, tras los rescatistas recuperar el último cuerpo.

El director del Departamento de Policía de Miami-Dade, Juan Pérez, dijo a los periodistas que los restos de cinco personas fueron hallados y que una sexta falleció en un hospital. “Pienso que este es el conteo final”, subrayó.
La tragedia ocurrió la tarde del jueves frente a la Universidad Internacional de la Florida, donde se vino abajo una estructura de concreto y acero de más de 950 toneladas.
La firma FIGG Bridge Engineers, que diseñó el puente, aseveró que “trabaja diligentemente” para determinar la causa del derrumbe.
Días antes del suceso un ingeniero de la empresa llamó a autoridades estatales de transporte para alertar sobre grietas en la estructura, aunque consideró que ello no comprometía la seguridad de la obra.
Sin embargo, el contenido del mensaje de voz no se escuchó a tiempo porque el empleado encargado estuvo ausente de su puesto y solo se enteró del registro grabado, 24 horas después de la caída del puente, cuya apertura al público estaba prevista para inicios de 2019.
Según la propia prensa, ayer domingo 18 de marzo concluyó el proceso de identificación de los occisos (cinco hombres y una mujer).
El presidente de Florida International University (FIU), Mark Rosenberg, destacó en un comunicado las labores de los socorristas y dio a conocer que en honor a las víctimas y heridos la universidad dedicará un momento de silencio hoy lunes.
El proyecto del puente, iniciado en 2017, se ideó para facilitar el acceso la Universidad po encima de la transitada calle, que en ese tramo tiene hasta ocho carriles, y evitar así muertes como la de una joven que falleció atropellada en agosto de la gestión pasada.

Antecedentes
El puente que colapsó en Miami tenía grietas que habían sido reportadas dos días antes por un ingeniero. No obstante dicho reporte fue enviado a través de un mensaje de voz a un empleado del Departamento de Transporte de la Florida, pero este último no lo escuchó.