Al concluir el primer día de alegatos orales, el presidente Evo Morales prefirió no anticiparse a la decisión de la Corte Internacional de Justicia de La Haya y expresó su confianza en un fallo “justo y certero” “que permita cerrar las heridas que hay en la región”.