La DMAT diseña papeleros nuevos para el casco viejo

Escrito por  JORGE SALOMON/EL PAÍS EN Mar 18, 2015

La Dirección Municipal de Aseo Tarija (DMAT) realiza el diseño de nuevos papeleros que sean adecuados al centro de la ciudad y sus características paisajísticas y arquitectónicas, como también de un material más resistente para las inclemencias del clima o los deterioros físicos que les puedan ocasionar algunas personas dañinas.

De acuerdo a la norma boliviana de residuos sólidos, se deben tener papeleros en una distancia de 70 a 100 metros en las áreas donde exista mayor concentración de personas, como el centro de la ciudad, mercados, colegios, plazas, parques y otros.
Dentro el casco viejo, sólo se cumple esta disposición en las calles cercanas a la plaza principal, Tribunal Departamental de Justicia, plaza Sucre, plaza Luis de Fuentes y Vargas, Mercado Central y Catedral Metropolitana. Al caminar dos o tres cuadras de estos puntos no se encuentran papeleros, o si se encuentran, están a distancias de 300 o 400 metros entre uno y otro.
El estado de los papeleros es otro problema preocupante puesto que debido al deterioro por el uso, o los destrozos causados por personas inconscientes, algunos se encuentran rotos, sin tapas o a punto de ser arrancados de sus soportes.
El director municipal de Aseo de Tarija, Rolando Ruíz, señala que los papeleros se colocan de acuerdo a los lugares más convenientes, donde transitan mayor cantidad de peatones, y donde no obstaculicen el tránsito de peatones o la visibilidad de los conductores de vehículos motorizados.
“Se realiza un trabajo constante para el mantenimiento de los papeleros y la reposición de los que fueron destrozados o incluso sustraídos, y las barrenderas son las encargadas de limpiar los papeleros del centro de la ciudad, y para los que se encuentran en zonas parques y plazas alejadas se tiene un vehículo especial para realizar la recolección y mantenimiento cada día”, remarcó.
Ruíz añadió que los nuevos papeleros serán más pequeños con una mejor estética y más adecuados al casco viejo, y que actualmente se realiza su diseño, y se calcula que hasta el mes de septiembre iniciará su implementación en especial en las calles más concurridas por peatones.
En las nuevas construcciones municipales como plazas, parques y avenidas, se puede apreciar una gran cantidad de papeleros  que están ubicados en los accesos a estas obras, lo cual coadyuva a que estos lugares se encuentren mejor conservados y no se necesite el barrido constante de la trabajadoras de aseo municipal, como ocurre en el centro de la ciudad, ante la falta de conciencia de un porcentaje elevado de la población que desecha envolturas de productos y otros en aceras, calzadas y jardines de la ciudad.

 

Se retrasó recojo diferenciado en colegios

 Se instalaron papeleros diferenciados para residuos orgánicos e inorgánicos en las unidades educativas de Tarija, pero el recojo diferenciado se retrasó hasta que se concluyan los procesos de concientización de la comunidad educativa.
Desde la gestión 2014, los colegios de Cercado cuentan con papeleros de 50 litros para el uso del estudiantado, para que los alumnos aprendan a diferenciar por el color, teniendo plásticos, papeles, residuos orgánicos y basura.
El director municipal de Aseo Tarija, Rolando Ruíz,  señala que por problemas administrativos  los receptáculos para el acopio que son de 240 litros y también de diferentes colores,  llegaron muy tarde, y por esa razón se retrasó el proceso de concientización, que debía ser implementado de forma paralela a la entrega de papeleros y basureros.
“La educación sobre el manejo de residuos es muy importante para toda la comunidad educativa, padres de familia, profesores y alumnos para crear una conciencia de reutilización y saber diferenciar entre el concepto de residuo que tiene un valor como materia prima, y basura que es un desecho que ya no sirve para nada, y se está trabajando con el Servicio Departamental de Educación (Seduca) para orientar a los alumnos y empiecen a clasificar la basura”, enfatizó.
Hasta el mes de junio se concluirá el proceso de concientización e iniciará el recojo diferenciado, luego se procederá con la orientación hacia el aprovechamiento para la producción de abonos orgánicos e implementación de huertos escolares.