El insomnio digital, un mal que ya se padece en Tarija

Escrito por  Redacción central/El País eN Mar 01, 2018

Los nuevos compañeros de cama nos quitan el sueño. Y eso que son fieles y puntuales como un reloj suizo. Desde que hemos metido la computadora portátil entre las sábanas y el teléfono, autónomo e inteligente, debajo de la almohada somos sujetos insomnes, pero no de aquellos atormentados que daban vueltas toda la noche pensando en sus cosas y contando ovejas. El insomnio es ahora una actividad colectiva, en red, multitarea, cosmopolita y transoceánica. Pasamos nuestras noches en vela con gente que trabaja al otro lado del océano.

Pero ¿Cómo afecta esto a nuestra salud? Usar tu teléfono o tu tableta por la noche puede hacer que duermas peor. La pantalla de los dispositivos móviles emite una luz azul, que permite que puedas leerla hasta en los días más soleados. Este tipo de luz forma parte del espectro visible, estamos expuestos a ella durante todo el día, pero recibir altos niveles durante la noche puede tener efectos secundarios.
Para empezar, si percibe demasiada luz azul durante la noche, el cerebro humano segrega menos melatonina, una hormona que indica al cuerpo cuándo es el momento de dormir. “Una de las mejores señales biológicas que tenemos para saber la hora es la luz. Y resulta que la luz es particularmente eficaz para básicamente deducir cuándo es por la mañana”, explica el médico Gabriel Herrera.
Detalla que por las tardes hay más luz roja que azul, lo que indica al cuerpo que se aproxima la hora del descanso: la luz roja interactúa con la melanopsina, una proteína presente en la retina encargada, entre otras cosas, de regular el ritmo biológico.
Entre las consecuencias de dormir poco o conciliar un sueño de mala calidad pueden estar la irritabilidad, el dolor de cabeza, la dificultad en el aprendizaje, el sobrepeso, el riesgo cardiovascular, la pérdida de visión, la somnolencia, los problemas gastrointestinales o la falta de apetito sexual, entre otros.
Varios estudios científicos relacionan, además, la exposición directa a dosis importantes de luz azul a muy corta distancia de los ojos con afecciones como cataratas o daños en la retina, que pueden derivar en degeneración macular. Los resultados, eso sí, no son aún concluyentes.
Tras un sondeo realizado por El País eN a 50 personas en Tarija, que poseen un dispositivo móvil, 40 de ellas aseguraron ver el celular o su tablet antes de dormir. 20 afirmaron quedarse hasta altas horas de la noche conversando o “googleando”.

Las nuevas generaciones
En Tarija, muchos niños y adolescentes de hoy están creciendo con un dispositivo electrónico en las manos. Es por eso que en los últimos años han surgido diversos problemas como adicciones o trastornos derivados de su mal uso.
En el campo del sueño, se ha determinado que el 52,7% de los niños que tienen trastornos de sueño los sufren debido al llamado “insomnio digital”. Es decir, sus problemas a la hora de dormir son provocados por el uso hasta altas horas de la noche de ordenadores, tabletas o teléfonos móviles.
Ana María, tarijeña de 30 años admite que la única forma de que su niña de tres años se entretenga por las noches es dándole el celular. “Mi hija es muy hiperactiva, tengo que al final del día darle el celular si quiero tener un momento de paz y lograr que finalmente duerma”, revela.
Los expertos explican que al margen de los efectos de la luz azul, “la persona que consulta el móvil o el ordenador antes de acostarse activa su cerebro a raíz del comentario de un amigo, de un video, de una foto; activa el cerebro cuando para dormir lo que necesitamos es todo lo contrario”.
Este tipo de trastorno requiere la intervención de expertos en medicina del sueño, y también de psicólogos, que exponen las pautas que deben seguir los jóvenes, siempre bajo la necesaria supervisión de sus padres.
“Hay que establecer horarios regulares de sueño, acostarse y levantarse a la misma hora; hay que ver qué rutinas previas realizan antes de irse a dormir”, dice el psicólogo tarijeño Gabriel López de 40 años,
“Hay que establecer una relación sana y equilibrada con la tecnología”, añade. “Es necesario que antes de dormir haya un periodo de relajación, sin estímulos”, concluye.

El sin sueño después
del Smartphone
Observamos cómo el uso de la tecnología se va entrometiendo en la realización de nuestras actividades diarias. El uso intensivo de la misma nos hace más eficientes y productivos en lo que hacemos. Sin embargo, toma esfuerzo estar a la vanguardia de la tecnología, y una vez estando dentro del ciclo, el mismo dinamismo te hace sentir una creciente dependencia en ella.
Aun así, saber aprovechar las tecnologías de la información te abre las puertas a un mundo de posibilidades que se sigue ampliando constantemente y, mejor aún, puedes llevar siempre contigo.
El fenómeno tecnológico no tiene freno ni reversa, al contrario, cada vez toma más impulso y velocidad. De esta forma, observamos cómo los Smartphones lentamente invaden nuestra vida onírica.
“Se duerme menos, y menos profundamente. Si está afectando nuestro sueño, la tecnología empieza a mermar la misma productividad que nos promete. Por lo mismo, tenemos que ser capaces de encontrar el balance en su uso ya que de lo contrario, cada vez más de nosotros estaremos padeciendo insomnio digital”, analiza Juan Carlos Gallardo de 30 años.

Apple busca combatir
el insomnio digital
Apple publicó la versión beta (es decir, todavía en desarrollo; no es la versión final) de iOS 9.3, la más reciente versión de su sistema operativo para smartphones y tabletas.
Incluye varias novedades; entre ellas, la de ofrecer Night Shift, un modo de uso que busca evitar los trastornos de sueño provocados por el uso de dispositivos con pantallas LCD antes de dormir.
En el caso del iPad, el equipo tendrá en cuenta la hora y la ubicación geográfica para cambiar la temperatura del color de la pantalla a un tono que evite la luz azul que el cerebro asocia con el día.
Apple se suma, así, a Amazon, que publicó recientemente una actualización para sus tabletas Fire con una función similar (llamada Blue Shade). Por otra parte, hace un año Acer presentó un teléfono, el Liquid Jade Z, con un filtro que limita la luz azul que emite la pantalla.

 

los
datos

tres reglas para
olvidar la manía

Un día libre
¿No deberíamos simplemente aprender a controlarnos? Cada dispositivo tiene un botón para apagarlo. Sin embargo, somos peculiarmente renuentes a utilizarlo. Un día libre con los amigos y sin celular no le hará daño.

Disfrute
Disfrute de lo que lo rodea... no se pierda la vida por hablar por teléfono. Nuestras mentes tienen una capacidad limitada para la toma de decisiones de alta calidad y la guardan celosamente.

No sea un “buscatodo”
En otras palabras, renuncie a los mapas, buscadores y los sitios web de recomendaciones de tanto y tanto, y entréguese a la casualidad, a lo inesperado.