Concluye investigación del fiscal Vaticano

Escrito por  Santiago de Chile / PL Mar 01, 2018

Luego de un accidentado viaje que incluyó una operación de la vesícula, el enviado especial del papa Francisco, monseñor Charles Scicluna, concluyó sus pesquisas sobre abusos sexuales de la iglesia en Chile.

El obispo de Malta, experto del Vaticano en estos menesteres, inició su investigación con una entrevista pactada en Nueva York con Juan Carlos Cruz, uno de los testigos que acusa a una autoridad eclesiástica en Chile de contubernio con la pederastia. Precisamente la misión principal de Scicluna se concentró en el caso del cuestionado obispo Juan Barros, quien asumió el cargo en la sureña ciudad de Osorno en 2015 y desató una ola de críticas.
Barros es acusado de encubrir los abusos sexuales del sacerdote pederasta más conocido del país, Fernando Karadima, un tema que sin embargo descalificó el papa Francisco durante su visita a Chile en enero pasado. Pero la actitud del Sumo Pontífice le costó caro y dentro de la propia comunidad religiosa del país austral predominó la decepción por la postura del Vaticano al no prestar atención a numerosas denuncias.
En su despedida, monseñor Scicluna agradeció ‘la acogida del pueblo chileno’, toda la disponibilidad que han mostrado todas las personas que entrevistó durante su estadía.
Los cuestionamientos a Barros colocaron en posición incómoda a la iglesia católica en esta nación sudamericana y llamó la atención que los comentarios del obispo de Rancagua, Alejandro Goic, fueran reproducidos por el vocero de la Conferencia Episcopal.
Goic comentó a una publicación local que en su lugar, ‘en el caso del obispo Barros, habría dado un paso al costado’.