UMSA pide a Evo levantar secretos sobre Geodata

Escrito por  La Paz / ANF Mar 17, 2018

El rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín le envió una carta al presidente, Evo Morales, demandándole transparencia de todos los estudios técnicos referidos a la megrarepresa Chepete-Bala, que se estima costará más de 7.000 millones de dólares.

Le recordó que la Constitución Política de Estado (CPE) garantiza la petición y acceso a la información.
Durante una conferencia de prensa ofrecida por la máxima autoridad de la superior casa de estudios junto con los representantes de la Mancomunidad de Comunidades Indígenas de los ríos Beni, Tuichi y Quiquibey- Chepete Bala, se advirtió de la urgencia de generar un debate nacional con información oportuna y transparente sobre el megaproyecto y sus consecuencias.
“Quiero decirles que ayer –jueves- se ha enviado por parte de la UMSA una carta al presidente Evo Morales, cuyo contenido se pone a disposición expresándole una profunda preocupación porque el 2016 el Gobierno confirmó que recibió un estudio de la consultora italiana Geodata en la que se establecía que el país recibiría $us 1.200 millones anuales por exportación de electricidad, informe que no se ha hecho público”, señaló.
Albarracín dijo que se instaló bastante preocupación por la información que se generó por fuera de los canales oficiales sobre el contenido de la ficha ambiental y el Informe del Estudio de Identificación. Sin embargo dejó en claro que la UMSA en el marco del apoyo académico comprometido a los indígenas de la Amazonía requiere pronunciarse técnicamente y de manera definitiva sobre información oficial.
“Lo que preocupa es que cuando hay la obligación del Gobierno de publicar ese informe y cuando instituciones piden que se ponga en conocimiento del país acontece una omisión inexplicable del Gobierno hasta nuestros días. ¿Cómo es posible que frente a un proyecto tan importante y emblemático resulta que el estudio no esté a disposición de las instituciones vinculadas a la temática?”, cuestionó.
El Rector de la UMSA recordó que el Gobierno tiene la obligación de transparentar la información sobre los impactos que conllevará la megarepresa y de cumplir de buena fe el proceso de consulta a los pueblos indígenas, en mérito al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Declaración de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas de la ONU y la Constitución Política del Estado.

Resistencia
El vocero de la Mancomunidad de Comunidades Indígenas de los ríos Beni, Tuichi y Quiquibey-Chepete Bala, Alex Villca convocó a la comunidad académica y a la sociedad civil adherirse a la resistencia contra la megarepresa y en defensa de los recursos naturales.
“No vamos a poder contener solos toda esta arremetida desde el Gobierno, necesitamos que se tome conciencia de que este no es un problema sólo de los pueblos de la Amazonía, se trata del patrimonio natural del planeta”, dijo el líder indígena.
La vicepresidenta de la Mancomunidad, Rosario Barradas, basada en la información de Geodata que se filtró por canales extraoficiales dijo que la megrarepresa Chepete-Bala causará embalses de agua sobre 771 kilómetros cuadrados sobre el Parque Nacional Madidi y de la Reserva Biósfera y Tierra Comunitaria de Origen Pilón Lajas y cinco territorios ancestrales.
“Se generará deforestación en más de 100 mil hectáreas (…). El costo es de más de 8.000 millones de dólares, solo el estudio de prefactibilidad ha costado un millón de bolivianos, es un gran proyecto sobre el cual todos los bolivianos deberíamos tomar decisiones”, manifestó.
El presidente de la Mancomunidad de Comunidades Indígenas de los ríos Beni, Tuichi y Quiquibey- Chepete Bala, Valentín Luna alertó que los territorio que resultarán afectados como efecto de la megarepresa están ocupados por naciones indígenas ancestrales como los Chimanes, Mosetenes, Tacanas, Lecos y Esseejjas.