6.000 cabezas en riesgo por sequía en el Chaco

Escrito por  Jun 24, 2010

La sequía que vive el Chaco boliviano se torna cada vez más fuerte y las acciones para resolver este impacto medioambiental quedan cortas, sobre todo ante la muerte de miles de cabezas de ganado. Empero el problema promete ser más crítico este año; ya que para esta época muchas regiones chaqueñas, como el Chaco tarijeño, ya viven una sequía adelantada, la información fue confirmada por la Dirección Departamental de Defensa Civil.

Ante esta problemática, las autoridades nacionales y departamentales, comienzan a movilizarse en programas de emergencia y proyectos estatales, sin embargo para ejecutar los últimos ya queda muy poco tiempo, por lo tanto el anuncio de emergencia no se hace esperar.

Decreto

El Gobierno declaró ayer emergencia nacional a la zona del Chaco boliviano por medio del Decreto Supremo 0560.  La ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Nemecia Achacollo, explicó que el Decreto autoriza a los ministros de Economías y Finanzas, Luis Arce Catacora y de Planificación del Desarrollo, Viviana Caro, realizar las gestiones ante fuentes nacionales e internacionales para acceder a recursos con el objetivo de que estos sean destinados a planes y proyectos que mitiguen la sequía que se registra en el Chaco boliviano.

Las medidas principales se basan en concretar un plan de emergencias y restauración agropecuaria en coordinación con Defensa Civil.  Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija son los departamentos más afectados, sin embargo, basados en este decreto, podrán hacer uso de los recursos presupuestados para la ejecución de proyectos y planes de emergencia en el marco de la Ley 2140.

En el Chaco tarijeño, donde cada año mueren miles de cabezas de ganado, representantes de la Unidad de Gestión de Riesgos, Prefectura de Tarija, Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, Ministerio de Salud y Deportes, Programa Mundial de Alimentos y otras instituciones que trabajan en la región; realizaron una evaluación de los daños causados por la anterior época de sequía que habría dado muerte a 5.000 cabezas de ganado,  determinaron también que este año 6000 ejemplares están en riesgo de perderse. Las brigadas de evaluación que se constituyeron en el Chaco Tarijeño, pudieron hacer la verificación que el periodo de sequía, tuvo un importante adelanto en esta región.

El informe fue proporcionado por el Cnl. Oscar Pacello, responsable de la Dirección Departamental de Defensa Civil, quien manifestó que el periodo de la sequía, ya se viene manifestando de forma adelantada en varias comunidades de la provincia de O’connor y Gran Chaco. Ante este amenazante problema, los ganaderos del Chaco tarijeño (Villa Montes, Entre Ríos y Yacuiba) demandaron la semana pasada la ayuda gubernamental sobre todo por la apremiante necesidad de agua potable y el intenso calor reinante en esa región.

De acuerdo con Defensa Civil, los damnificados empezaron a recibir del Gobierno 300 toneladas de torta de soya y 20 toneladas de cascarilla de soya, para la alimentación del ganado vacuno. El presidente de la Asociación de Ganaderos de Tarija, Justo de La Vega, se quejó porque la dotación fue de dos bolsas (92 kilos) y les duraría sólo unos dos días porque una vaca flaca necesita, por día, entre 20 y 30 kilos de alimento balanceado.

Senamhi

En un contacto realizado con el Senamhi para comprobar la gravedad de la situación, los técnicos confirmaron la sequía adelanta y recomendaron tomar las previsiones necesarias para el abastecimiento de agua, ya que el adelanto de la sequía implicaría que entre los meses de octubre y noviembre la falta de lluvias se hará más predominante.

Inversión

Por otra parte el Servicio Nacional de Riesgo (Senari), indicó que la sequía prevista para este año demandará la inversión de unos 20 millones de dólares al gobierno boliviano para asumir acciones inmediatas y frenar sus efectos, pronosticó, basado en el informe científico, que este fenómeno afectará a Bolivia de manera más intensa que el año pasado. El director del Senari, Omar Fernández explicó que una inspección realizada los anteriores tres meses en cuencas, ríos y tomas de agua, a nivel nacional, concluye que existen dos efectos claros derivados del cambio climático. En primer lugar se apreció la intensificación de lluvias en la región oriental del país, y al mismo tiempo la escasez de agua en todo el sector occidental.

“Este año, a comparación de 2009, hay menos lluvia, en las inspecciones a las zonas de los valles vemos que uno de los sistemas de riego más grandes de la zona, la Angostura, tiene menos 80 por ciento de agua que el año pasado”, dijo.

Habrá una escasez de agua este año, y esto se va a hacer sentir desde fines de agosto, por lo cual los gobiernos departamentales, municipales y el mismo gobierno nacional tienen que hacer un esfuerzo y tomar acciones, señaló.

Paliativos

Consultado sobre este problema, David Preston, codirector del programa “Mejorando la Salud Ganadera”, proyecto adscrito a Prometa, señaló que la solución a esta problemática va más allá de medidas paliativas y manifestó que la solución está centrada en el mejoramiento alimenticio del ganado, el cultivo de forrajes de mayor valor nutricional, programas de pastoreo rotacional que contemplen áreas de descanso y abonamiento, con el objetivo de que en periodos de lluvia los pastizales ofrezcan mayor cantidad de forraje.

El ingeniero e investigador agrícola de este proyecto, Raymundo Montaño señaló que dentro del programa que ellos desarrollan se realizó también el estudio de las principales enfermedades parasitarias para prevenir estas amenazas y recomendó como una de las principales acciones el ensilaje consistente en el cultivo de maíz u otro cultivo similar en época de invierno para ser cortado en verde, durante la época de lluvias y guardarse bajo tierra, dijo que esta reserva se conserva por capas y cuando llega la sequía esta se convierte en el principal alimento del ganado. El programa mencionado trabajó con los campesinos en sus estrategias de crianza de ganado sobre todo en la zona del Valle central.

*** CUADRO***

DAÑOS Y ZONAS AFECTADAS

-          Las zonas afectadas en el chaco tarijeño serían: el municipio de Entre Ríos, las comunidades de Saururito y Chimeo, en el municipio de Villa Montes las comunidades de Capirenda, Los Galpones y Quintín Ortiz y las comunidades que están a pie de monte de la serranía del Aguaragüe. En los municipios de Caraparí y Yacuiba,  también se tiene varias comunidades que se encuentran con manifestaciones de una sequía adelantada.

-          5000 cabezas de ganado perecieron el año pasado, en el Chaco tarijeño, por la escasez de agua y alimento.

-          En 2009, las sequías que se registraron desde octubre afectaron a más de 30 mil familias en unos 80 municipios del país, especialmente en el altiplano y el Chaco, donde se perdieron cultivos y ganado.

Los municipios que se beneficiarán de la declaratoria de emergencia nacional son: en Tarija; Entre Ríos, Yacuiba, Villamontes, Carapari, en Chuquisaca; Monteagudo, Guacaguatarenga, Vaca y Guzmán, Guacaya, Machareti; en Santa Cruz, Lagunilla, Cabezas, Camiri, Charagua, Boyuibe, Cuevo y Gutierrez.