Ley obligará a pagar 0,5% más para pensión solidaria

Escrito por  Jun 18, 2010

La entrevista exclusiva al Viceministro de Pensiones y Servicios Financieros, Mario Guillén, denota las novedades que se presenta en el proyecto de Ley de Pensiones en relación con el actual sistema.

DP. ¿Qué cosas positivas tendrá el empleado con la nueva Ley de Pensiones en relación con el actual sistema?

V. La ley actualmente establece que uno aporta el 10% y cuando llega a la edad de jubilación, que es de 65 años, si generó muy poco se jubila con montos muy bajos, entonces, qué es lo que estamos planteando, es crear este fondo solidario, una bolsita, donde el empleador coloca un 3% y el empleado coloca un 0,5% más, además del 10% que ya aportaba, para que estos empleados que ganaban muy poco, puedan acceder a una renta que tenga una significación real.

DP. ¿Hay algún otro beneficio?

El Fondo Solidario es el principal cambio estructural que le estamos haciendo a la ley; de un carácter netamente individual, estamos pasando a un sistema mixto que tiene en la base la parte solidaria y la individual para las personas que ganan más. Pero estamos incluyendo el concepto de solidaridad entre los trabajadores con este 0,5%, pero adicionalmente las personas que ganan más tienen que aportar, supongamos que una persona que gana más de 20 salarios mínimos aportará el 1% de lo que gana menos estos salarios mínimos.

Si la persona gana más de 40 salarios aportaría el 5% sobre esa diferencia y si la persona gana más de 60 salarios ellos aportarían el 10% sobre la diferencia entre lo que ganan y estos 60 salarios.

Los que más ganan tienen que aportar por los que menos ganan

Hoy uno tiene que aportar 15 años para acceder a una pensión, nosotros hemos ampliado hasta los 10 años y se jubilaría mínimamente con el 70% de un salario mínimo a los 15 años el mínimo que ofrecemos es un salario mínimo.

Por ejemplo, una persona que aportó 20 años no podría jubilarse con menos de 890 bolivianos y lo que le falta le reintegra el Fondo Solidario, una persona que ha trabajado 25 años no puede jubilarse con menos de 1.100, en 30 años 1.200 y en 35 años 1.300; pero supongamos que una persona gana 3.000 bolivianos y aportó 25 años para este tiempo nosotros le reconocemos el 60% de su salario, es decir 1.800 bolivianos, pero hoy esa misma persona con la ley actual está financiando 752 bolivianos para su jubilación en tal sentido si nos fijamos el 65% de los 3.000 bolivianos es 1.853 y el financia 752 bolivianos, entonces, el fondo lo que hace es reconocer eso y el fondo le adicionaría 1.100 bolivianos.

Pero qué pasa con una persona que gana 4.500 bolivianos, entonces el 65% sería 2.779 bolivianos y ya se pasa de los límites del tope que es 2.000 bolivianos, es decir, le reconocemos hasta 2.000, porque él ahorita con este sueldo financiaría 1.128 y como nosotros a esta persona no le podemos dar más de 2.000 le llegamos al límite, a ella incluso le beneficia porque le vamos a dar 872 bolivianos más, no es el 65% pero ya le hemos subido su nivel.

Este límite es el que nos da la sostenibilidad porque sino pusiéramos este límite entonces el sistema se podría caer.

Un dato adicional, el 85% de las personas que hoy aportan al sistema está en los salarios de menos de 5.000 bolivianos, menor a 5.800 es decir 9 salarios mínimos se tiene al 93.6%, menores a 3872 estaríamos hablando del 87,6%. Ahora si tomamos a las personas que tienen más de 58 años que no se han jubilado por los bajos salarios, estamos hablando del 84% de personas en edad de jubilación, que la nueva Ley de Pensiones iría justamente a beneficiar a estas personas.

DP. Hace poco ha salido una noticia que dice que en España y Alemania, los gobiernos están aumentando la edad laboral porque necesitan que la gente produzca más y la propuesta de Ley de Pensiones en Bolivia está proponiendo disminuir.

V. La jubilación no es obligatoria, la persona que llega a sus 58 años y puede seguir produciendo lo puede seguir haciendo, lo que hay que ver las realidades a las que nos enfrentamos hoy como país; tenemos dos tipos de trabajadores; aquellos que la vida les ha dado la oportunidad de entrar a una universidad y egresan a los 23 o 24 años de edad y empiezan su vida laboral a los 25 años, ellos trabajan 35 años y llegan a los 60 años tranquilos, pero existen otro tipo, que son los más, quienes no han tenido esa oportunidad y empiezan su vida laboral muy temprano, 18 o 19 años, ellos pueden llegar a 35 años de trabajo y están llegando a los 54 años y además, por ser su labor netamente físico ya no llegan con las mismas fuerzas pero a ellos también tenemos que favorecerlos.

Es decir, no podemos condenarlos a trabajar como hoy que hasta los 65 años de edad pueden estar trabajando por más de 40 años para jubilarse.

D.P. ¿Hay una relación entre activos y pasivos?

V. Ahora, en cuanto a relación de activos y pasivos es importante cuando se habla el tema de repartos, cuando hablamos de España es un sistema netamente de repartos que quiere decir que no hay solidaridad, es una transferencia generacional que los activos tienen que aportar para pagarles sus pensiones a los pasivos, ahí es importante que haya artos activos para que alcance la plata para los pasivos y en este caso no porque todos acumulamos nuestro dinero y cuando llegamos a la edad de jubilación con lo que tenemos nos jubilamos. Lo que vamos hacer ahora es poner en esta bolsa que tampoco está en función a los activos, entonces ahí deja de tener importancia esta relación activos y pasivos, aunque obviamente debemos tener activos para tener una bolsa grande.

En rebajar la edad sí nos ha significado un costo, eso es verdad, y el proyecto de ley inicialmente estaba diseñado sin aporte laboral, cuando nosotros empezamos a negociar con la Central Obrera Boliviana ellos han sido los de la idea del aporte del 0,5%, ellos dicen nosotros estamos dispuestos a ser solidarios con los jubilados

D.P. Qué pasa con los no asalariados

El que quiere venir al sistema tiene que aportar con 95 bolivianos al mes, ellos tienen que aportar independientemente, pero tienen una ventaja, pueden retirar cada cinco años sus aportes si lo ve necesario y de acuerdo a su situación.