Imprimir esta página

Autonomía chaqueña enfrenta primera crisis

Escrito por  Jun 15, 2010

En un contexto enrarecido por la ruptura del diálogo entre la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) y el Gobierno Nacional, ayer fueron evidenciadas divergencias entre los asambleístas del PAN y el MAS con los asambleístas indígenas del Chaco tarijeño. Éstos exigen que se les garantice mayor participación en la definición del Reglamento de Debates que está en mesa y, además, se han sumado a la exigencia de la Cidob, que no quiere que el Órgano Electoral Plurinacional (OEP) sea el que organice los referendos de aprobación de los estatutos autonómicos indígenas, aduciendo que éstos deben ser aprobados por “usos y costumbres”, entre otras demandas.

El representante de los pueblos guaraníes, Justino Zambrana, informó que los tres pueblos indígenas del departamento (tapietes, guaraníes y weenhayeks) se encuentran en estado de emergencia y analizan medidas a tomar a raíz de los hechos que se estarían dando en la Asamblea Regional donde, supuestamente y según su denuncia, se estaría obviando y no tomando en cuenta las posiciones de los pueblos indígenas originarios. Este hecho fue desmentido por el presidente de la Asamblea Regional, José Luis García, quien indicó que esta denuncia es una mentira y que toda esta situación se estaría suscitando debido a una supuesta intromisión de algunos operadores de la ex Prefectura.

El representante indígena señaló que los asambleístas regionales y departamentales de los tres pueblos indígenas se reunieron para hacer un ajuste y tener mayor información, al menos sobre la Asamblea Regional donde, según indicó, hay una gran preocupación porque algunos asambleístas no estarían dando la participación necesaria y adecuada a los indígenas y estarían tratando de hacer su reglamento de debates a su manera. “Eso estamos analizando, nuestros pueblos están en emergencia, esperamos que la gente del PAN y del MAS tomen las cartas en el asunto, porque si ellos van a seguir actuando a su gusto y rayando la cancha a su manera, creo que no les va ir bien porque no estamos los pueblos indígenas para que nos estén utilizando como banderas políticas”, dijo Zambrana.

Sin embargo, aclaró que no es la situación en la Asamblea la única razón por la cual estarían declarándose en estado de emergencia, sino también debido a la situación con el Gobierno Nacional, que estaría tratando de reglamentar la consulta y participación de los pueblos indígenas por medio del OEP. “Creo que perjudica, porque cómo van a reglamentar un derecho ancestral que tienes, el Gobierno Central se está aprovechando de la confianza que el pueblo le ha dado y creo que se está equivocando el Presidente”, expresó.

Desmiente y acusa

El presidente de la Asamblea Regional,  José Luis García, desmintió la denuncia del representante de los pueblos indígenas señalando que el único malestar que manifestaron los representantes indígenas, haciendo alusión a que fueron pocas las veces que hicieron uso de la palabra, ha sido para solicitar que ganen sueldos los asambleístas suplentes y que querían que se consolide sedes en los pueblos originarios. “Eso ha sido la ‘madre del problema’ y no podemos violar la Constitución Política del Estado que dice que los asambleístas perciben un sueldo cuando hacen efectivamente algún trabajo y, con relación a las sedes, les manifestamos que no estamos jugando un mundial y que todo debe ser de acuerdo a la ley y a la normativa administrativa y que tampoco podemos prestarnos a hacer algo en contra de la norma vigente; el hecho que seamos autónomos no significa que tengamos que vulnerar las leyes”, acotó.

García expresó que son pocas las veces que los indígenas hacen uso de la palabra al interior de la Asamblea y que, de hecho, no habrían asistido a las sesiones ya en dos ocasiones; sin embargo, señaló también que esta situación de denuncias por parte de los asambleístas indígenas se debe a que, según su parecer, estarían respondiendo al trabajo de algunos operadores políticos de la ex Prefectura en la región chaqueña para desestabilizar el trabajo que se estaría realizando en la misma. “Creo que hay una manipulación evidentemente y clara desde la ex Prefectura de Tarija donde, a través de sus operadores políticos en el Chaco, están tratando de generar malestar en el interior de la Asamblea Regional por la simple razón de que ya se sacó cinco resoluciones,  estamos muchos más avanzados que la Departamental y el presupuesto de cada ejecutivo seccional ya ha sido aprobado”, dijo.

Para concluir, el presidente de la Asamblea Regional manifestó que se habló con los representantes de los pueblos indígenas y se les aseguró que todo lo que planteen, siempre y cuando esté enmarcado dentro de la ley, será aprobado pero no así aquellas propuestas que no lo estén.

Apoyo

Por su parte, la asambleísta regional de Camino al Cambio, Udy Peñaranda, desmintió las declaraciones del presidente de la Asamblea Regional y, por el contrario, dijo que evidentemente los representantes indígenas se retiraron debido a que no se vieron incorporados en el reglamento interno de la misma. “Me parece que él (García) cuando no tiene una respuesta para darles a los hermanos indígenas mete a otra gente. Soy parte de la Asamblea Regional y quiero decir que desde el inicio ellos quisieron manejarla a su antojo y sacar resoluciones a la apurada y no dejar que los hermanos indígenas puedan siquiera hacerse asesorar, es más, la Asamblea Regional está directamente manejada por los asesores de los ejecutivos seccionales. No sé en qué se basa el señor para decir operadores políticos, que me demuestre que un operador político estuvo en Caraparí”, dijo Peñaranda.