Ejecutivo seccional no cumplió compromisos

Escrito por  Jun 04, 2010

BERMEJO/ANP/FRON.- El presidente de la Fundación Cultural Ipitá, Carlos Tapia Hoyos, manifestó su indignación por el incumplimiento a un compromiso del ejecutivo seccional Never Vega Salinas, debido a decisiones que éste habría tomado respecto a la designación de personas en la Casa de la Cultura de Bermejo y en la Unidad de Turismo y Culturas del ex Corregimiento Mayor.

Tapia manifestó que en una reunión con las diferentes reparticiones de la cultura de la región, se decidió tomar medidas al respecto, debido a que antes de que se creara la Fundación Ipitá, el ejecutivo seccional, aún no posesionado en su cargo, les dio su palabra para que gente que está abocada a la cultura ocupe los cargos tanto en la Casa de la Cultura como en la Unidad de Turismo y Culturas, y que toda decisión que sea tomada para el nombramiento de personal tendría que ser consultada con la fundación para que sea avalada por los miembros de las diferentes artes.

“Realizamos un plan A, el cual consistió en un diálogo con las dos autoridades, con el alcalde Delfor Burgos Aguirre y el ejecutivo seccional, quienes nos dieron su apoyo. Pero al ver el incumplimiento de la palabra de Vega, lo que consideramos una falta de respeto y una burla a nuestra fundación, decidimos tomar las medidas necesarias para que la cultura no sea postergada una vez más, y quede en manos de políticos que hacen de ella su botín sin que se la impulse y se refuerce”, recalcó.

Asimismo, explicó que en reunión con representantes de diferentes áreas culturales determinaron hablar con el ejecutivo municipal  para coordinar que la Casa de la Cultura pase a la Alcaldía, tal como dicta la Ley de Municipalidades, además de coordinar con las instituciones vivas de la región, que ofrecieron su apoyo a favor del la cultura de la región, por el cual se estaría ejecutando su plan B.

Así también explicó que el plan C, en caso de que el ejecutivo seccional no recapacite, será el de tomar las instalaciones de la Casa de la Cultura, como también bloquear las calles de Bermejo, con la sola finalidad de que se le dé a la cultura el sitial que se merece.

Por último, manifestó que la Fundación Cultural Ipitá no quería ocasionar problemas en la región, siempre y cuando las autoridades respeten el compromiso realizado con ellos, el que figura en actas, pero se sienten burlados y traicionados por la falta de compromiso de Vega.