Gobernación hereda un fétido problema

Escrito por  Jun 01, 2010

La planta de tratamiento de aguas residuales sigue siendo una asignatura pendiente de difícil solución.

El recientemente posesionado gerente de la Cooperativa de Servicios de Agua y Alcantarillado Tarija (Cosaalt), Benito Castillo, explicó ayer que con la ahora ex Prefectura les quedó pendiente firmar un convenio que permita a la institución del agua comprar el terreno para la planta de tratamiento de aguas residuales, sin embargo, aseguró que hasta la fecha no conocen el proyecto para esta planta. “Desde hace dos años que andan con este proyecto (pero) no ha llegado el proyecto, no conocemos el proyecto en definitiva, hemos ido a varias reuniones, nos hablaban de él, nos explicaron de un perfil, pero nunca han dicho es éste, o nos lo han detallado, porque ahí, obviamente, teníamos que ver fechas, plazos, compras, etcétera”, explicó el gerente.

Agregó que en la cooperativa tiene conocimiento que el proyecto regresaría al lugar original donde se planeó instalar la planta, en La Pintada, y dijo que el apoyo que brindó el personal de Cosaalt en este proyecto fue en la parte técnica, toda vez que realizaron el levantamiento topográfico en las diferentes zonas donde se tenía prevista su construcción, vale decir: San Luis, La Pintada, Sunchuhuayco, Laderas Centro y otras más.

Pese a todo este trabajo, Castillo dijo que en lo que se refiere al convenio que debían firmar no se realizó ni se tuvo avance alguno, toda vez que desde la cooperativa no “podemos hablar de ningún otro trabajo si no conocemos el proyecto”.

Reversión del financiamiento

¿Y el financiamiento holandés seguirá esperando? Son 12 millones de dólares ofrecidos por el Gobierno holandés para la construcción de la planta, dinero que puede revertirse o destinarse a otro proyecto en el país  si no se lo utiliza hasta hoy. Al respecto, el ejecutivo de la cooperativa recordó, en primera instancia, que la negociación viene de gobierno a gobierno, luego de este acercamiento, en este caso, el holandés determinó a qué nivel administrativo debe derivarse la conversación con la ex Prefectura o el Gobierno Municipal, ya que son los directos responsables de la ejecución.

“Muy poco hemos actuado porque a nosotros no nos pueden dar dinero, entonces, la responsabilidad queda en la Prefectura, y obviamente Cosaalt era una parte coadyuvante para los trabajos de campo. Incluso la semana pasada lo seguimos haciendo cuando nos convocaron para hacer un estudio topográfico en Laderas Centro, si tiene o no pendiente el terreno, si es factible o no hacerla ahí”, afirmó.

 

Con el INRA

Castillo aseguró que desde Cosaalt insistieron a la ex Prefectura en la firma del convenio interinstitucional para que la cooperativa sea la parte operativa de la planta, es así que incluso desde la administración departamental solicitaron que sean ellos quienes paguen los servicios al Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) sobre los costos del saneamiento de los terrenos donde sería ubicada la planta. “Hemos aceptado, entonces elaboramos el proyecto al Consejo de Administración, pero lamentablemente nunca ha llegado el convenio con la Prefectura”, explicó.

El responsable

A la consulta, entonces, de qué institución consideraba era la responsable de la ejecución del proyecto y de que sean o no revertidos los doce millones de dólares del Gobierno holandés para la planta, Castillo consideró que la ex Prefectura sería la responsable de esta situación.

“Desde los primeros días debía haberse conformado una comisión interinstitucional, ya que no es fácil llegar a una comunidad, por más que sea en el área rural, con una planta de tratamiento de aguas residuales, por lo que considero que faltó socialización e información, incluso cuando estaba el licenciado (Jaime) Becerra como gerente se trasladó una comisión a Yacuiba para ver la planta que tienen funcionando ahí y es casi similar, e incluso había la intención de llevar a los comunarios a Salta (Argentina) para demostrarles que la planta que tienen ahí no emite ningún tipo de contaminación y malos olores, e incluso para que conozcan que el agua esa podía ser reutilizada en el tema del riego”, acotó.

Incluso recordó que la prefectura andaba tras una persona que pueda traducir el proyecto para ser enviado al Gobierno holandés, esto cuando Wilfredo Benítez fungía como secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

 

Cosaalt gestionó con KfW

Por otro lado, Castillo dijo que anteriormente Cosaalt tenía otro proyecto con la cooperación KfW de Alemania, mismo que lo terminaron para su presentación y en el que estaba contemplada una planta de tratamiento de aguas residuales. El proyecto contemplaba la participación de la Prefectura, los gobiernos municipales y Cosaalt, sin embargo, les rechazaron el planteamiento porque la Prefectura ya contaba con un proyecto y su respectivo financiamiento de parte del Gobierno holandés.

 

*******CUADRO*******

DATOS

  • Según el gerente, Cosaalt no conoce el proyecto de la planta, pero participó de cinco levantamientos topográficos a pedido de la ex Prefectura.
  • Son 12 millones de dólares del Gobierno holandés que podrían ser revertidos. 13 millones es la contraparte prefectural, el costo total del proyecto podría superar los 25 millones.
  • El 23 de marzo pasado, la ex Prefectura convocó a una reunión de socialización del proyecto. Los pobladores de las provincias O’Connor y Avilés no participaron porque no habrían recibido una invitación.
  • Ese día se conformó una comisión interinstitucional que incluyó al Comité Cívico, que solamente se reunió unas tres veces.

El proyecto forma parte del Programa de Salvataje del Río Guadalquivir, proyecto estrella de la gestión del ex prefecto Mario Cossío, que el domingo pasado fue posesionado como gobernador. En su gestión prefectural, sin embargo, este proyecto no avanzó debido a que no se definió la ubicación de la planta.