Un atacante suicida detonó el miércoles los explosivos que llevaba cerca de un santuario chiíta en Kabul, provocando la muerte de al menos 32 personas y heridas a decenas más, mientras la capital afgana celebraba la festividad del Nawruz, que marca el inicio del nuevo año persa.