×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 902

Tomsich: “Hay que construir libertad mediante la Danza”

Escrito por  Sep 21, 2014

Roberto Patiño / EL PAÍS EN
“Hay que construir esa libertad, para que el cuerpo pueda moverse con un pensamiento profundo de algo que quiera comunicar”, aseveró con energía la bailarina, profesora y coreógrafa de Danza Contemporánea Carmen (Melo) Tomsich Cozzi en las Jornadas de Diálogo, “La Función del Arte en la Educación”, realizadas en el Salón del Patio de la Alcaldía Municipal de Tarija. 

“Yo amo profundamente la Danza Contemporánea porque es algo muy importante para el ser humano ya que su instrumento es el cuerpo, pero un cuerpo que aprende y construimos una libertad para ese cuerpo”, explicó la artista.

Cuerpo y emociones
En la danza hay que construir la libertad del cuerpo, de la mente, de las emociones y de la espiritualidad, conceptualiza al recomendar que es una de las cosas que debe enseñarse en los colegios sin importar el tipo porque se utiliza el cuerpo como instrumento, aunque considera que lo ideal, lo máximo, sería hacer Danza Contemporánea, pero lamenta que en el país no existan cultores de esta singular actividad artística.
Criticó que en la actualidad sea común llamar danza contemporánea a actividades que están basadas en el ballet clásico.Además, -remarca- existen dos líneas grandes, la clásica con su técnica y la moderna con sus grandes derivaciones. “Yo diría que una evolución de la danza moderna es el contemporáneo, que es aquel que no quiere codificar su danza, que no puede quedarse en pasitos consabidos y no puede quedarse en lo mismo”, puntualiza.
Indica que hay gente que sale con un chispazo del moderno porque necesita crear, necesita liberar a su cuerpo, liberar sus emociones, la espiritualidad y su mente hacia una creación artística real sentida y muy bien trabajada que es posibilitada por la Danza Contemporánea.
Porque supone construir el cuerpo para que se vuelva como una plastilina y el artista pueda danzar con libertad y el organismo le responda, pero que también le permite moverse con un pensamiento profundo de algo que quiera comunicar porque es un lenguaje nuevo de movimientos rítmicos y de formas.
“Es muy complejo hablar de Danza Contemporánea, hay una confusión en Bolivia y en muchas partes del mundo porque consideran que todos los bailes de moda de salón lo son. ¡Dios mío no! La nominación es un nombre propio que se le da a un tipo de danza que tiene muchos valores y hoy en día es una de las cosas más cultas dentro del campo de la danza porque hay que construir una libertad muy profunda para que pueda ser danza contemporánea y ser libre”, explicó.
Reprochó que existan muchos hacedores de pasos y de formas y composiciones rítmicas, pero que sólo son títeres movidos con hilos y en muchos casos copiados, plagiados y que solo imitan. “Tiene que haber total libertad, saber de conciencia, y hay que trabajar día a día el aquí y el ahora de la danza contemporánea”.
“Lindo que haya tanta gente joven, analicen, investiguen sobre cómo podrían trabajar con su cuerpo de manera diferente de los demás. Eso es lo bello y difícil”, dijo en su alocución.

El perfil de Melo
Nacida en Bolivia el año 1948, realizó estudios superiores de danza clásica, danza moderna y danza contemporánea con célebres maestros en Bolivia, Perú, Argentina, EEUU y Europa. Actualmente con el desarrollo de una técnica propia (técnica de los encuentros), más de 100 obras coreografiadas, y con 36 años de difusión del arte de la danza contemporánea en las áreas terapia, educacional, escénica y profesional, dirige la Academia y la Compañía de Danza Contemporánea “Melo Tomsich”.
La artista, en 2006 creó esa Compañía con un grupo de bailarines formados en la misma institución y caracterizados por una elevada sensibilidad humana.