×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 902

En nueve meses, FELCV registró dos feminicidios y cuatro intentos

Escrito por  Sep 28, 2014

JOSUE ACEBEY/EL PAIS EN
En Tarija, la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) atendió dos casos consumados de feminicidio suscitados en la presente gestión. El registro policial refleja otros cuatro casos, pero por intento de cometer ese delito. El último hecho registrado por la Policía Boliviana ocurrió el 6 de septiembre.

El primer caso ocurrió el 3 de julio cuando fue encontrado sin vida el cuerpo de María Ángela Galeán Portal, de 27 años de edad. La misma fue asesinada por su propia pareja, Juan Carlos Rodríguez Cayo de 24, quien la estranguló.
El cadáver estaba abandonado en terrenos baldíos de la localidad de Santa Ana, lugar donde tuvieron una discusión que terminó con una pelea y posterior asesinato. El homicida, vía teléfono, comunicó del hecho a los familiares de la víctima, horas después decidió también quitarse la vida ahorcándose de un árbol. El cuerpo fue encontrado en la localidad de Huayco.
El caso, en primera instancia, estaba tipificado como desaparición, por el posible delito de trata y tráfico de personas. Pero resultó un caso de feminicidio por las características presentadas.
La mayor Marcela Vargas, director de la FELCV, indicó que el caso fue cerrado debido a que el autor confeso del crimen también se quitó la vida.
“No hay a quién procesar en este caso, pues el autor decidió quitarse la vida tras cometer este horrendo crimen estrangulando a su pareja”.
El segundo caso que conmocionó a la población tarijeña ocurrió el 6 de septiembre cuando desapareció Zulma Basilio de 30 años de edad. Su cuerpo fue encontrado después de 24 días. Estaba enterrado en un terreno que le pertenecía a ella y a su ex concubino José Luis Martínez, de 34 años, autor principal del crimen. Se involucra también, como presunta cómplice, a Liz Aramayo, quien es la actual pareja.
Ambas personas están detenidas en la cárcel de Morros Blancos desde el 22 de septiembre. Se conoció que la víctima fue sedada con la pastilla denominada Alprasolan. Luego, se presume que fue enterrada viva en una zanja que fue cavada por el ex concubino.
“En este caso continuamos investigando, puesto que el caso estaba en primera instancia como rapto y también terminó cambiando la figura por feminicidio por las pruebas encontradas—indicó la mayor Vargas--. Las investigaciones nos llevaron a esclarecer este caso, en el que lamentablemente la ex pareja y otra mujer resultaron siendo los presuntos autores”.

Intentos de feminicidio
Los otros cuatro casos de intento de feminicidio ocurrieron en las provincias, dos de ellos en el municipio de San Lorenzo y el otro en Yacuiba. En los primeros casos, las víctimas eran agredidas, de forma constante por sus esposos, hasta ser internadas en más de una oportunidad en el Hospital por lesiones graves en la cabeza.
En el caso de Yacuiba, ocurrió en enero de la presente gestión, la víctima Silvia Alarcón era  funcionaria de la Policía Boliviana, su agresor era su camarada René Omar R.O. con quien mantenía una relación amorosa. El hombre disparó contra ella dejándola con lesiones graves en el abdomen. Además, le disparó a otra camarada. Luego fue reducido por otros uniformados.
El funcionario fue dado de baja y actualmente está cumpliendo detención preventiva en la cárcel de aquella ciudad.
Actualmente, la uniformada se encuentra en la ciudad de La Paz, no puede restablecerse del daño sufrido. Eso generó que no pueda ni siquiera caminar por mucho tiempo.

Los motivos pasionales derivan en los feminicidios

 Agustin Montoya, psicólogo de profesión, considera que los casos de feminicidio se dan por diferentes factores. El principal es por cuestiones de celos, problemas entre pareja  y la infidelidad.
Hay hechos que han sido emblemáticos a nivel nacional, como el de la periodista Hanalí Huaycho, asesinada brutalmente por su pareja.
Según el profesional, el victimario no acepta la ruptura de la relación y opta por la violencia. En algunos casos llega el asesinato.