×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 44

Defensoría insta a usar cámaras Gesell para casos de violencia

Escrito por  Oct 02, 2014

La ciudad de Tarija cuenta con tres cámaras Gesell para menores víctimas de violencia sexual y mujeres víctimas de agresiones. Pero pocas veces son usadas para realizar una entrevista pericial que ayude al proceso investigativo.

La representante del Defensor del Pueblo, Gladis Sandoval, hizo un llamado a los fiscales para hacer el uso de dichas cámaras, tomando en cuenta que en otras ciudades y países son utilizadas en diferentes casos. Esos espacios pueden evitar la revictimización de las personas afectadas.
La cámara de Gesell es una habitación acondicionada para permitir la observación con personas. Está conformada por dos ambientes separados por un vidrio (espejo) de visión unilateral. Cuenta con equipos de audio y de video para la grabación. Se puede observar la conducta de la víctima sin ser perturbada por quienes están al otro lado del ambiente.
Uno de los ambientes está ubicado en la Estación Policial Integral (EPI) del barrio Lourdes. La segunda en las instalaciones del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges). Ambas cuentan con todos los insumos que les permiten obtener una grabación en audio o video que es utilizado durante todo el proceso. Una tercera fue implementada sin tecnología en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), generalmente es usada para reconocer a los autores de robos, atracos o asesinatos.
“Las cámaras que tenemos están en excelentes condiciones, pero lamentablemente los fiscales pocas veces las están requiriendo para toma declaraciones de la víctimas de violación o aquellas mujeres que sufren violencia—indicó Sandoval--. Hemos solicitado al fiscal Muñoz para que pueda instruir el uso de estos ambientes. El compromisos es usarlas y ayudar a las víctimas sin que cada vez las estemos revictimizando”.
Añadió que, aproximadamente, un cinco por ciento del total de  los casos denunciados (no se precisaron cifras) llegan a ser tratados en la cámara Gesell.
El director de la EPI del barrio Lourdes, coronel Rolando Ameller, indicó que si bien el ambiente está en predios policiales. Corresponde a la Fiscalía hacer el uso de la cámara que según su percepción, pocas veces es usada. “Ellos son los que deciden y determinan cuando las usan—indicó Ameller--. Por nuestra parte solo cumplimos las diligencias que ordenan desde el Ministerio Público”.

Sedeges
El encargado del programa de la cámara Gesell del Sedeges, Miguel Huanca, indicó que su uso tiene dos fines. Uno de ellos es legal, cuando se usa por peritos y representantes del Ministerio Público.  La grabación que se obtiene es la primera y última para ser usada en el juicio sin volver a requerir la presencia de la víctima.
El otro motivo para usarla, son las labores terapéuticas, permitiendo a los profesionales psicólogos del mismo Sedeges, ver el comportamiento y reacción del menor ante ciertas circunstancias. Generalmente se busca borrar el trauma sufrido al ser víctima de una agresión sexual.
“En el Sedeges tenemos aproximadamente 93 casos de violencia sexual y consideramos que deben existir incluso más. Estamos centralizando aún la información para tener estadísticas exactas, puestos que las defensorías manejan también datos—indicó Huanca--. La cámara tiene uso múltiple y en aspectos legales se puede usar para casos de violencia sexual o de trata y tráfico. Además para determinar la situación de las víctimas de violencia física (mujeres)”.

Uso de cámara Gesell garantiza la declaración

Abogados penalistas consideran que la cámara Gesell garantiza la declaración de la víctima. Explican que es un instrumento que puede ser usado en todo el proceso. Es una garantía para la víctima como para el victimario. En el caso de menores de edad, la pericia es testimonial y no puede ser repetida para no revictimizar, por ello es grabada y filmada.
Al momento de la pericia se puede determinar en algunas ocasiones, si la persona entrevistada miente o dice la verdad

JOSUE HEBER ACEBEY/EL PAÍS EN