Bolivia ocupa segundo lugar en casos de cáncer cervicouterino

Escrito por  Daniel Rivera M./El País eN Oct 09, 2014

De todos los países latinoamericanos, Bolivia  se encuentra en segundo lugar  de incidencia y muerte materna, en lo que se refiere a cáncer  de cuello uterino. Esa enfermedad  es la principal causante de fallecimientos en mujeres que padecen de  patologías similares.

A diferencia de otros tipos de cánceres, éste se puede prevenir mediante programas de tamizaje, los cuales están  diseñados para identificar y tratar las lesiones precancerosas.  
Según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), indica que en el país se registra un 55 por ciento de incidencia, y 30,4 por ciento de mortalidad materna. Lo que posiciona a Bolivia en segundo lugar, y el primero  Haití.
Asimismo,  las estadísticas del Centro Integral de Educación Sexual  (CIES), señalan que ese problema de salud pública ocasiona la muerte de  cuatro  y  cinco  mujeres  al día, en todo el territorio nacional.
Tarija no es un caso aparte, ya que el Sistema Nacional de Información en Salud (SNIS) registró desde el mes de  enero a agosto, 139 casos de cáncer cervicouterino. El año 2013 se cerró la gestión con 155 casos. Lo que significa que se está a un 11, 5 por ciento  para alcanzar la cifra del año pasado, sin contar el mes de septiembre que no se tabuló los datos, y los tres meses para que culmine 2014.
También se debe tomar en cuenta el criterio médico, que indica que los  índices de esa enfermedad, por lo general, tienden a subir.
Estudios realizados por  la Organización Mundial de la salud (OMS) establecen que la “mayoría” de los casos de cáncer de cuello uterino se presentan entre las edades 25 a 64 años.
Sin embargo, la responsable de orientación del CIES, Carla Lizón, manifestó que se detectó en mujeres menores de edad, distintas lesiones, displasia o algún tipo de anomalías en el cuello uterino, lo que expone al sexo femenino a poder contraer el Virus del Papiloma Humano (VPH), el cual es el principal causante de la enfermedad.
Explicó que eso sucede porque se tiene relaciones sexuales a temprana edad, “normalmente se aprecia que las adolescentes de 15 años ya inician con las relaciones sexuales”, comentó.
Lizón señaló que la mejor manera de poder  curar el cáncer de cuello uterino es la detección temprana de la enfermedad. “Eso se lo puede lograr haciéndose la prueba del Papanicolaou cada año, de esa manera, someterse a un tratamiento para su curación. Las mujeres se deben  realizar esa prueba ni bien inicien su actividad sexual”.
También comunicó que el CIES, al año, realiza entre 1400 y 1500 pruebas de esa índole, las cuales permiten detectar si tiene o no ese mal. Al mismo tiempo, reveló que de cada diez mujeres, sólo una se realiza la prueba del Papanicolau.
Añadió que después de la detección, se los deriva al  Hospital Regional San Juan de Dios (HRSD), donde los médicos determinan si la enfermedad está avanzada, por lo que tienen que ser atendidas en un oncológico.
Lizón lamentó que  Tarija todavía no cuente con ese centro. Por lo que las afectadas tienen que recurrir a otros departamentos como: Cochabamba, Santa Cruz y La Paz, lo cual significa un gasto económico, y algunas no se someten a un tratamiento por falta de dinero.
Pese a las estadísticas que demuestran la incidencia de  casos de cáncer, de las cuales tienen  conocimiento las autoridades, todavía no se tiene  plazos claros sobre la ejecución del oncológico en Tarija.

CIES inició campaña sobre cáncer  de cuello uterino

La responsable de orientación del Centro Integrado de Educación en Salud (CIES), Carla Lizón, informó que el primero de octubre se inició la campaña de detección temprana de cáncer de cuello uterino, la actividad culminará el 30 del mes en curso.
Explicó que el objetivo de esa iniciativa es poder concientizar a las mujeres de que esa enfermedad se la puede curar,  si es que se la detecta en una etapa precoz.  Para que eso pueda ser posible, se tienen que someter a la prueba del Papanicolau.