El Año de la Quinua no modificó hábitos de consumo en Tarija

Escrito por  DANIEL RIVERA M/EL PAÍS EN Oct 30, 2014

El que Bolivia impulsara el año mundial de la quinua en la gestión 2013, y la difusión masiva de los beneficios que aporta a la salud, no fueron  factores suficientes  para que la población tarijeña  modificara sus hábitos alimenticios, e incluyan  ese cereal en el menú alimentario de sus familias.

No todas las vendedoras del Mercado Campesino, quienes se dedican a la comercialización de cereales, tienen la quinua a la venta. Ellas argumentaron que la gente no  busca “mucho” el producto, y que además es un poco difícil de conseguir. Eso porque los productores prefieren exportarlo ya que de ese modo les genera más ganancia.   
El País eN realizó una cotización en ese centro de abasto, y se pudo determinar que los precios de la quinua van de 40 a 50 bolivianos el kilo.
Magali Cazón se dedica a comercializar ese producto, ella comenta que en tres semanas sólo logra vender unos diez kilos. “Las amas de casa casi no llevan, más que todo por el precio”.
Pero  ella no es la única que ve el aspecto económico como un factor para el no consumo. La nutricionista del Servicio Departamental de Gestión Social de Tarija (Sedeges), Sarahi Mamani Gutiérrez, quien trabaja con centros integrados de esa institución, coincidió con  Cazón.
Mamani manifestó que a eso se suma  la falta de accesibilidad para conseguir el producto. Mencionó que a ellos como institución les cuesta conseguir la quinua real.
Reveló que en comunidades lejanas  ni siquiera conocen el producto, y relató  una de sus experiencias, cuando introdujeron la quinua en el área rural, y los niños le llamaban “gusanitos” y no querían comer.
“Lo que falta es  concientización y educación alimentaria-dijo Mamani- mientras eso no ocurra la gente no consumirá la quinua, aunque sabemos que es la mejor del mundo”.
Indicó que a pesar de que en algunos sectores de Tarija se produce quinua, pero que los  productores no la consumen. Explicó que ellos prefieren comercializarla por las  ganancias que se obtiene, y luego  los productores compran otras mercancías que cuestan “más” barato. “Sería interesante realizar un estudio científico para verificar cuantos de los productores consumen su producto”.
¿Por qué consumirla?
La quinua, a diferencia de otros cereales como el trigo, maíz, avena, cebada y otros, se caracteriza por su nivel superior de proteínas y es la más completa. De todos los productos mencionados, la quinua posee un 13 porciento de proteína, mientras que  le avena tiene un 12,30 por ciento y sería el segundo cereal que tiene más porcentaje de ese componente.
La nutricionista explicó que ese cereal también es rico en fibras minerales,  tales como: el calcio, fosforo, magnesio y hierro, los cuales son importantes para el desarrollo de los niños, en especial para los menores de cinco años.
Pero no sólo eso, también indicó  que el consumir ese producto ayuda a contrarrestar enfermedades, tales como el cáncer de mama, osteoporosis, diabetes, alergias y estreñimiento.
También señaló que ese alimento milenario es recomendable introducirlo en la dieta de los niños a partir de los dos años de edad, y que mínimamente se lo tiene que ingerir una vez al mes. Aunque recomendó que a partir del año preescolar y escolar la quinua es imprescindible para el desarrollo del cerebro. 

Bolivia el principal productor de quinua del mundo

La quinua desde la época de los incas es reconocida como el grano de oro. Tiene como principales productores a cinco países, de los cuales Bolivia es el principal en el ámbito mundial, seguido de Perú  y Estados Unidos.
Ese cereal  tiene varias maneras de prepararse para consumirlo, una de ellas es que se  lo puede combinar con leguminosas, habas secas, frejol, soya entre otros, lo cual permitirá  mejorar la calidad de la dieta alimentaria.